10 consejos para irse de vacaciones con el bebé

Comentar: (0)

Compartir:

Vacaciones con el bebé

Es el primer verano del bebé y hay que disfrutarlo a tope. Para que la experiencia sea estupenda para todos hay que poner en marcha el modo “slow”, tomárselo con mucha calma y estar dispuestos a cambiar del planes sobre la marcha. Te damos diez tips que te ayudarán a pasar un verano inolvidable.

1.Elegir bien el destino

Ahora no solo hay que pensar en lo que nos apetece a nosotros, sino qué lugar resulta más cómodo para ir con un bebé. Esos viajes en los que vas de un sitio a otro reservando sobre la marcha, lo mejor es dejarlos para cuando el peque sea un poco más mayorcito. No se trata de resignarse, sino de adaptarse a las nuevas circunstancias.

 

2.No idealizar

Si estamos esperando que las vacaciones sean perfectas e, incluso, que solucionen las tensiones que hemos ido acumulando a lo largo del año, seguramente terminaremos decepcionados. Habrá días mejores que otros y, por supuesto, momentos de descanso y momentos para disfrutar de la compañía del otro.

 

3.Mejorar la comunicación

Es un buen momento para hablar sobre aquellas cosas que están haciendo daño a la relación. Aprovechar estos días para hablar con tranquilidad, sin prisas. Hay que procurar escuchar al otro sin interrumpir, no juzgar las intenciones ni ser negativos y plantear cosas concretas que hay que solucionar.

 

4.Adaptarse a la crisis

Son tiempos de austeridad para muchas familias, así que el dinero es un factor más a tener en cuenta. Quizás sea mejor alquilar un apartamento que ir a un hotel y con el dinero que ahorramos darnos algún caprichito.

 

5.Repartirse las tareas

Si siempre es importante compartir el cuidado de los hijos, ahora mucho más. Cuando nos vamos de vacaciones en solitario no contaremos con apoyo familiar y, con un bebé, a veces hasta cuatro manos son pocas. El descanso de uno puede ser un poco agobiante para el otro, por eso es importante que la balanza esté equilibrada.

 

6.Pasar tiempo a solas

Si existe la posibilidad, no hay nada de malo en pedir a los abuelos o los tíos del bebé que se queden con el pequeñín una noche o un rato para salir a cenar. También se puede recurrir a una canguro y hay algunos hoteles que ofrecen este servicio. La pareja necesita siempre sus momentos para estar a solas y recuperar esa complicidad que queda arrinconada con las prisas de la vida diaria.

 

7.Cuidar los detalles

Es el momento de estar más pendiente de esos pequeños gestos que con el ajetreo del trabajo tenemos abandonados: un desayuno en la cama, una flor en la almohada, un paseo al atardecer, una cena sorpresa, llevar en el coche la música que le gusta, regalarle ese libro que estaba deseando leerse…

 

8.Darle marcha a la vida sexual

Ahora ya no hay excusas. No hay que levantarse temprano, las tareas domésticas pueden esperar… así que hay que tenerlo en la cabeza para aprovechar todos esos ratitos en los que el bebé duerme.

 

9.No hacerlo todo juntos

Tener tiempo para uno mismo es necesario, bien porque tenemos un hobby que a nuestra pareja no le gusta, bien porque necesitamos pasar un tiempo a solas (leyendo, escuchando música, paseando…). De cualquier modo, es algo que nos enriquece y, por tanto, enriquece a la pareja.

 

10.Utilizar el sentido del humor

Reírse de uno mismo, no dramatizar y relativizar las cosas negativas que pasan es una gran ayuda para poner las cosas en su sitio y disfrutar al máximo de los pequeños placeres que nos da la vida, como poder pasar unos días de vacaciones.

 

Si te ha interesado este tema, lee el siguiente artículo:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados

Permitir cookies