Consumir pescado en el embarazo

Comentar: (0)

Compartir:

Comer pescado durante el embarazo

Sabemos que el pescado es una excelente fuente de proteínas, minerales y aceite omega-3. Juega un rol fundamental en cualquier alimentación saludable. Pero, ¿es conveniente incorporar pescado mientras estás cursando tu embarazo? ¿Qué aportes puede brindarte? ¿Cuáles son los pescados más aconsejables y cuáles son los que habría que evitar?

Beneficios del pescado para las embarazadas

Rechacemos de plano el mito que sostiene que las mujeres no deberían comer pescado en el embarazo. Es un alimento sumamente saludable que permite incorporar las dosis necesarias de omega-3, fundamental para el desarrollo del cerebro y los ojos de tu bebé. Pero además, son una excelente fuente de proteínas, vitamina D y minerales.

Siempre y cuando los consumas en raciones moderadas, de 150 gramos por comida aproximadamente, puedes comer pescados tales como el salmón, la trucha, las sardinas, la merluza, la caballa, el bacalao, el congrio y muchas otras más. Claro, siempre que estén debidamente cocinados.

Motivos para evitar ciertos pescados

El problema de ciertos pescados es que tienden a presentar altas dosis de mercurio, mineral que al ser consumido, se acumula en nuestro cuerpo en lugar de ser eliminado. Los peces acumulan en su cuerpo mercurio presente en el agua, y no lo eliminan ni siquiera cuando los cocinamos. Y el inconveniente es que, en grandes dosis, el mercurio –que atraviesa la placenta– podría afectar el desarrollo del sistema nervioso del bebé.

Debido a que no todas las especies de peces acumulan la misma proporción de mercurio, algunas son más perjudiciales que otras: mientras estés embarazada, no comas atún rojo, tiburón, pez espada, lucio o anguila. Otros, como el rape, el atún blanco, la raya, el atún enlatado, la lubina o el mero, deben ser consumidos con moderación.

¿Y el sushi?

Casi todos los médicos prohíben la ingesta de sushi o sashimi en la alimentación durante el embarazo. Esto se debe a los riesgos altísimos de contaminación que presentan las preparaciones con pescado crudo, aún más si se los transporta –nada de pedir sushi a domicilio durante estos nueve meses. La prohibición debe extenderse a otras preparaciones, como pescado en conserva, ahumado o salado, así como a todos los mariscos que se consumen crudos habitualmente.

¿Cómo conviene prepararlo?

El pescado que coma una mujer embarazada debe ser adquirido fresco, no en conserva, y ser cocinado cuidadosamente en su totalidad, ya sea hervido, al vapor, a la plancha o al horno. El pescado frito es delicioso, pero tiene más calorías por lo que deberías moderarlo si estás cuidando tu aumento de peso. Una última recomendación: antes y después de cocinar, recuerda lavar cuidadosamente tus manos.

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados

Permitir cookies