El papel de los padres durante el juego » LetsFamily
embarazo
Bebé Bebés

El papel de los padres durante el juego

Hay que tener presente que las actitudes lúdicas como el juego, son aprendidas por los niños gracias a que los padres les muestran un comportamiento que favorece esta situación. Es decir, si jugamos con nuestros pequeños, ellos se sentirán más seguros, percibirán nuestro afecto y tendrán más motivación para seguir jugando. Mediante el juego con los padres, os pequeños llegan a comprender el comportamiento de los otros, lo que les permite predecir sus reacciones, descubriendo así los matices emocionales que acompañan a las relaciones humanas.

Los juegos ofrecen una posibilidad excelente para tranquilizar a tu hijo cuando está llorando o enfadado o para distraerlo en situaciones en las que esté asustado. Los padres pueden contribuir de forma significativa, a que sus hijos jueguen a menudo sin tener que cumplir determinadas normas o limitaciones.

Tienes que observar a tu hijo mientras juega y si se da la ocasión, participar en el juego y dejarte llevar por él. Déjale suficiente libertad para poder desarrollar su juego y participar solo si él lo prefiere. Fíjate también si un juego que hayas propuesto tú, le gusta a tu hijo y no juegues si notas que está contrariado, irritado o no tiene interés por él. Involucra a tu hijo en las tareas domésticas y fomenta el contacto tanto con niños de su edad como con niños mayores. Lo importante es que aceptes el desarrollo individual de tu hijo fomentando sus capacidades, y el juego es una que debemos invertir nuestros esfuerzos.

Durante los primeros años, los padres seremos los encargados de jugar con nuestros hijos, éstos nos buscarán para que les acompañemos aunque también existen niños más retraídos que se entretienen con cualquier cosa y que buscan menos el acompañamiento familiar, respetémoslos. Conforme el niño crece, observamos que ya precisa menos del concurso de los mayores, empieza a jugar con otros niños, defendiendo la posesión de sus juguetes, que con el tiempo van aprendiendo a compartir. Inician el juego en equipo en el que los padres no suelen participar, siendo solo los animadores del evento.

Si trabajas en casa puedes reservar una zona de juegos (por ejemplo una cuna de viaje o un parque) para que tu hijo juegue, duerma y te vea, mientras trabajas. Podrás trabajar y disfrutar de la presencia de tu hijo.