Esterilizar bien los biberones » LetsFamily
embarazo
Actualidad Reciclaje Uncategorized

Esterilizar bien los biberones

Para la esterilización, diferenciamos entre métodos en frío y en caliente:

Esterilización en caliente

La ebullición podemos decir que es el método más clásico. Para una mayor eficacia, es conveniente que añadas al agua alguna cucharada de vinagre, y que hiervas las botellas. Los biberones y las tetinas se sumergen en agua en una cazuela y se mantienen en ebullición durante cinco minutos. Después se dejan secar en un paño de cocina o en un soporte para biberones. También hay ollas especiales para biberones en las que se acoplan mediante unas rejillas, los biberones y las tetinas. Utiliza un recipiente del tamaño suficiente para que entre el biberón cómodamente y mejor si el recipiente tiene una tapa para poder hervir las tapas protectoras y los chupetes. Después, te recomendamos manipules lo que hayas esterilizado, con unas pinzas.

No recomendamos la ebullición en la olla a presión. El lavavajillas puede ser una buena alternativa.

Los esterilizadores a vapor (los hay automáticos que se apagan solo una vez terminado el ciclo) consiguen con sus accesorios, esterilizar más de un biberón a la vez. Son muy útiles para transportar el material esterilizado, y puedes elegir entre distintos modelos: eléctricos o para horno microondas. Los puedes encontrar en farmacias y centros comerciales.

Hay algunos biberones que sí se pueden lavar en el lavavajillas. Sin embargo, es mucho mejor el lavado a mano con los utensilios especiales, que son los únicos que permiten llegar a todos los puntos de la tetina y de la botella.

Esterilización en frío

El método de esterilización en frío consiste en: añadir al agua fría una dosis líquida o un comprimido a base de cloro (contiene hipoclorito, componente de la lejía) que podrás comprar en las farmacias y dejar los biberones, las tetinas y las tapas, sumergidos al menos durante una hora y media. Fíjate bien en las indicaciones respecto a la cantidad y el tiempo. Finalmente, aclara el biberón.

Alternativamente, existen métodos que prevén la utilización de líquidos detergentes, y también de recipientes específicos. Los puedes encontrar sin problemas en las farmacias y en tiendas especializadas. Aunque notes que queda un ligero olor a desinfectante, no hace falta que los aclares.

Independientemente del tipo de limpieza que utilices, te aconsejamos siempre que retires con un escobillón todos los restos de leche del biberón y de la tetina, y una vez limpios o esterilizados, los cierres de forma hermética y guardes en la nevera para impedir la proliferación de gérmenes por la temperatura ambiente.

Si pasan más de tres días sin utilizar un biberón, y en especial si cogemos uno nuevo, es muy importante que lo lavemos antes de usarlo, ya que pueden haber quedado restos de su fabricación que podrían llegar a la boca del bebé.

Muchos médicos recomiendan esterilizar los biberones hasta por lo menos los 4 meses de edad y algunos, hasta los 9 meses.

También deberías lavar y esterilizar los chupetes regularmente durante los primeros seis meses. Más tarde es suficiente lavarlos en el lavavajillas y aclararlos bien con agua.

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros: