Extracción de la leche materna » LetsFamily
embarazo
Alimentación

Extracción de la leche materna

Si después del parto o durante las primeras semanas o meses vas a estar separada de tu hijo, necesitas un extractor de leche grande y eléctrico. Puedes comprarlo en una farmacia. Para extraer de vez en cuando y reservar leche para otra toma o vaciar por completo el pecho, te basta con un extractor de leche manual. Si tienes que extraer la leche con bastante frecuencia te puedes comprar un extractor de leche eléctrico más pequeño.

Si durante los primeros meses de vida el bebé no succiona bien o incluso estás separada de él, deberías extraer la leche para estimular el flujo. En este caso es importante empezar con la extracción de leche durante las primeras dos horas después del parto.

Después deberías extraer según el ritmo de tu hijo, es decir durante el día cada tres o cuatro horas. Si tu hijo durante la noche duerme un poco más, entonces aprovecha este tiempo para descansar. El tiempo de extracción es de diez a quince minutos con un sistema de extracción doble (extraes la leche de ambos pechos a la vez) y de diez a quince minutos por pecho si utilizas un extractor normal. En total son entonces entre veinte minutos y media hora.

Si extraes la leche de forma individual en cada pecho, puedes cambiar de lado cuando notes que el flujo de leche se está interrumpiendo, así estimulas más la producción de leche. Más tarde puedes cambiar otra vez de lado. El tiempo de extracción total no varía, será de entre diez y quince minutos por pecho.

Tómate tu tiempo si la extracción no es exitosa desde el principio. Necesitas relajarte y estar tranquila, porque la psicología juega un papel importante. A veces la extracción sólo es productiva cuando la madre ve a su bebé o una foto de él.

Cómo mantener la leche extraída

  • Tienes que conservar la leche en un recipiente limpio y cerrado en la nevera a una temperatura de 4º C.
  • Así se conserva durante aproximadamente tres días, en el congelador aproximadamente seis meses.
  • Antes de la toma tienes que calentar la leche al baño María hasta alcanzar una temperatura ideal de 37º C. También puedes utilizar un calienta biberones. Pero no utilices el microondas para calentar la leche.
  • No utilices la leche o restos de leche después de calentarla.