La dermatitis atópica (neurodermitis) » LetsFamily
embarazo
Actualidad Reciclaje Uncategorized

La dermatitis atópica (neurodermitis)

En algunos casos puede aparecer junto con asma o alergia al polen, es decir con otras enfermedades alérgicas. A menudo la dermatitis se manifiesta ya durante los primeros años de vida del niño. A lo largo de la vida puede mejorar y en algunas personas incluso llega a desaparecer. Aún así, a menudo queda una hipersensibilidad de la piel al entrar en contacto con sustancias irritantes (por ejemplo sustancias aromáticas o colorantes) o en situaciones de estrés.

Si vieras en tu hijo indicios de una dermatitis, acude a un médico para salir de dudas.

¿Cómo se produce la dermatitis atópica?

Normalmente una neurodermitis se produce por una predisposición genética. Puede ser una reacción del sistema inmunológico a una alergia, pero lo que muchos no saben es que también puede estar influenciada por factores emocionales (por ejemplo el estrés). La neurodermitis también puede ser provocada por una alergia alimenticia, lo que sucede en el 30% de los niños. Mediante una dieta adecuada se puede mejorar considerablemente. Lo importante es que acudas a un médico si aparece cualquier indicio de una dermatitis atópica.

Cambios en la piel

  • Sequedad de la piel, por lo que la piel se hace más sensible, pápulas.
  • Infección: enrojecimiento, inflamación, eventualmente heridas abiertas.
  • Picor: a menudo se produce un picor muy intenso que para el niño es una tortura por eso, intenta combatirlo rascándose.
  • Consecuencias de rascarse: hacerlo excesivamente daña la piel y elimina las capas superiores. Así se crea una puerta de entrada para los gérmenes y en consecuencia, infecciones purulentas. También puede producir zonas de piel endurecidas con costras.
  • En los bebés, los cambios de piel empiezan normalmente en la cara, en la mejilla y la barbilla y después en otras zonas del cuerpo como los codos o las corvas, en las muñecas y en el cuello. Los niños mayores también se ven afectados en las mismas zonas.

Posibilidades de tratamiento

El tratamiento normalmente no puede eliminar la causa, pero ayuda a aliviar las molestias del niño.

  • Cuida la piel regularmente con preparados que devuelvan la grasa a la piel (por ejemplo leche materna).
  • No utilices jabón o disolventes orgánicos.
  • Baña a tu hijo durante poco tiempo en agua tibia y con los aditivos de baño adecuados.
  • Las pomadas especiales con cortisona, pueden ayudar de manera rápida y eficaz contra el picor. Sin embargo no deberías darle cortisona varios días seguidos y menos sin prescripción médica
  • Las infecciones se tienen que tratar de forma local o interna con los medios adecuados.
  • Los medicamentos contra el picor mejoran el sueño. Existen también pijamas especiales que puede aliviar el picor.
  • En caso de alergias alimenticias puedes alcanzar una mejoría notable evitando los alimentos correspondientes.
  • Evita que el niño pase por situaciones estresantes o que supongan una carga psíquica.
  • La ropa blanda de algodón se tolera bien, pero deberías evitar la lana.
  • No calientes demasiado las habitaciones y sal a menudo con tu hijo al aire libre.

Habla con otros afectados Si tienes la necesidad de hablar con otros afectados sobre tus experiencias en el trato de la neurodermitis de tu hijo, puedes dirigirte a un grupo de ayuda mutua (En España existe la “Asociacion ADEA”, Asociación de Familiares y Pacientes de Dermatitis Atópica).