La rivalidad entre hermanos » LetsFamily
embarazo
Niños

La rivalidad entre hermanos

Si uno piensa en la rivalidad entre hermanos mayores y menores, lo primero de lo que se da cuenta es de la imagen agresiva en la que el niño mayor domina al menor, intenta imponerse a él y tratar de mantener la distancia entre ellos.

Y en este sentido da igual los años que haya entre uno y otro: un niño de trece años puede expresar su disgusto, si el hermano de cinco se le acerca demasiado y pone en duda sus atribuciones como hermano mayor.

La rivalidad no sólo se puede asimilar de forma racional. Es un sentimiento que está dentro del niño mayor y está provocado por inseguridad, desconcierto y desorientación. El hijo mayor piensa: si me porto normal y bien, todos van a pensar que soy razonable y pronto ya no me harán caso. Por eso a menudo actúan según el lema: mejor afecto negativo que ningún afecto.

La rivalidad es algo normal y en un principio significa que los hermanos mayores intentan coger para ellos el trozo más grande de la tarta que para ellos es el afecto paternal. Hay momentos en los que estos sentimientos pueden convertirse en una pesadilla.

Qué poner en práctica para reducir la rivalidad entre hermanos

  • Trata a cada hijo como un individuo, ayudándoles a entender que les tratas de diferente manera y que tienen diferentes privilegios y responsabilidades porque son personas diferentes.
  • Respeta el espacio, juguetes, y tiempo de cada hijo, y también su deseo de estar solos o lejos de sus hermanos.
  • Evita las comparaciones. Esto fomenta la competitividad.
  • Cuando un nuevo hijo llega a la familia, prepara al hermano mayor para su nuevo e importante rol.
  • Ejerce de detective. Observa cuáles son los momentos de conflicto (antes de la cena, en el automóvil, antes de ir a dormir) y planea actividades separadas para cada uno de esos momentos.
  • Fíjate en cómo tratas a cada uno de tus hijos para ver en qué medida pudieras estar contribuyendo a la rivalidad.
  • Ten expectativas realistas acerca de cómo sus hijos se deberían llevar, cooperar, compartir, y gustarse.
  • Refuérzales positivamente cuando ellos se lleven bien o cuando ellos resuelvan sus propios conflictos.
  • Haz que cada niño se sienta especial e importante.

Recuerda, las rivalidades entre hermanos es algo frecuente y completamente normal en familias con varios hijos. Ármate de paciencia.