La vacuna contra la rubéola » LetsFamily
embarazo
Actualidad Reciclaje Uncategorized

La vacuna contra la rubéola

Los virus de la rubéola provocan en el niño síntomas respiratorios acompañados de fiebre, ganglios en el cuello, malestar general, dolor articular y una erupción por todo el cuerpo que desaparece a los pocos días sin dejar ningún tipo de secuela.

Es una enfermedad eruptiva en principio benigna para ellos pero que tenemos que intentar erradicar ya que para las embarazadas que no la hayan pasado o que no estén vacunadas, contagiarse puede ser fatal para su futuro bebé por las secuelas que le puede producir dicho virus si la madre se lo transmite durante el primer trimestre del embarazo.
Los síntomas son: fiebre leve, hinchazón de los ganglios linfáticos, dolor de las articulaciones y una erupción cutánea.

Antes de quedarte embarazada, debes asegurarse de tener anticuerpos frente a la rubéola, esto se realiza mediante una simple prueba de sangre, que nos informará de que la madre ha pasado la enfermedad o que ha sido vacunada. En ambos casos podemos estar tranquilos pues ya no podrá pasar la enfermedad ni transmitirla a su futuro bebé durante el embarazo.

Si por desgracia esto no ocurre, se podría producir la infección intraútero. Si ésta se da antes de las 12 semanas de embarazo puede ocasionar desde un aborto hasta la denominada rubéola congénita, en la que el recién nacido presenta retraso mental, cardiopatía congénita, microcefalia, ceguera y sordera.

Como siempre, la prevención es fundamental, ya que no existe tratamiento para solucionar una rubeola congénita, solo disponemos de tratamiento paliativo y rehabilitador para poder luchar contra las secuelas.

Medidas Preventivas:

  • Vacunar a todos los niños a los 15 meses y revacunar entre los 4 y los 6 años de vida.
  • Vacunar a las mujeres antes de la edad fértil, si no han sido vacunadas.
  • Vacunar antes del embarazo a las mujeres que no tengan anticuerpos.
  • Evitar el embarazo antes de los 3 meses de la vacuna.
  • Evitar el contacto de las embarazadas con niños con erupciones.