Prevención de alergias » LetsFamily
embarazo
Bebé Bebés

Prevención de alergias

La alergia alimentaria es el caballo de batalla de la alergia en el niño. Como prevención, recomendamos la lactancia materna exclusiva hasta el sexto mes de vida, es lo mejor que puedes dar a tu hijo y además de prevenirle de alergias, observarás que padece menos enfermedades respiratorias y gastrointestinales. A partir del sexto mes, sí que debes iniciar las papillas para suplementar la alimentación de tu hijo.

Como alérgenos iniciales en la alimentación, tenemos la proteína de la leche de vaca y la lactosa. Si nuestro hijo manifiesta alergia a alguno de estos componentes, estate tranquila, existen sustitutivos en las farmacias para poder alimentarlos de forma segura, ya sea con leche de soja o con los hidrolizados de proteínas de vaca, que eliminan el poder alergénico de la proteína de la leche de vaca.

Otra de las causas importantes de intolerancia o alergia en el niño es la celiaquía, que es una alteración en la que no toleran una proteína que se encuentra en determinados cereales como la cebada, el centeno, la avena y sobre todo, el trigo. La enfermedad celíaca es muy frecuente y es para toda la vida. Solo deberemos eliminar el gluten de la dieta del niño. En la actualidad existen tiendas especializadas en dicha alimentación, restaurantes con menús exentos de gluten e indicación clara de llevarlo en cualquier alimento envasado o precocinado.

Existen otras alergias frecuentes, como la alergia al huevo, que en algunos casos puede ser grave, la de la proteína de vaca y la alergia a determinados pescados. Estemos atentos a posibles alergias, sobre todo si existe un componente hereditario de esta posible patología.

Por otro lado tenemos las alergias respiratorias. Son cuadros respiratorios que suelen provocar un bronco espasmo que precisa medicación con broncodilatadores y antiinflamatorios. El polvo y los ácaros son los alérgenos más frecuentes, pero existen otros como el pelo de gato, que también pueden ocasionar el mismo efecto.

En caso de posible alergia respiratoria, vivamos en ambientes sin humo, pues además son exigibles para el buen desarrollo del pulmón del niño en cualquier lugar y situación.