¿Qué hacer en caso de una retención de leche? » LetsFamily
embarazo
Actualidad Reciclaje Uncategorized

¿Qué hacer en caso de una retención de leche?

Cuando se inicia la producción de leche completa (3º-4º día) en muchas ocasiones se produce un desequilibrio entre la cantidad de leche producida y la ingesta del bebé, acumulándose la leche sobrante en el pecho. Como consecuencia de esta retención (ingurgitación mamaria) las mamas se vuelven dolorosas, tensas, enrojecidas, y eventualmente puede aparecer un poco de fiebre ( la fiebre de la leche). Esta situación se tiene que corregir porque no sólo dificulta la lactancia, ya que el niño apenas tiene fuerza para succionar de una mama tan dura por la congestión , sino que además las mamas , pueden infectarse dando lugar a una mastitis, que podría ocasionar el final definitivo de la lactancia.
Lo importante es que tomes inmediatamente alguna medida. Un diagnóstico temprano y un tratamiento pueden evitar que se convierta en una mastitis.

Medidas para evitar la mastitis:

  • Para que se dilaten los conductos de la leche y facilitar la extracción, cubre antes de la toma el pecho afectado durante diez minutos con una compresa caliente ( o métete en la ducha y aplícate chorros de agua caliente sobre el pecho) (no cubras el pezón y la aréola).
  • Masajéalo con movimientos circulares todos los canales que, como radios de bicicleta van al pezón , inclínate hacia adelante y sacude el pecho así podrás ir vaciando los pechos
  • Es mejor sacar la leche a mano que con sacaleches que estimulan más la producción.
  • Dale de mamar a tu hijo cada dos horas del pecho afectado pero previamente lo has de vaciar un poquito para que se ablande y el niño pueda succionar. Si el bebé no vacía el pecho por completo tienes que extraer la leche sobrante.
  • La posición es muy importante. El bebé debería estar colocado de tal manera, que su mandíbula inferior toque la zona con la leche retenida para vaciar mejor el pecho.
  • Después de la toma para aliviar el calor y dolor del pecho, intenta colocar un acumulador de frío durante veinte minutos sobre el pecho afectado. Cuidado: el hielo puede provocar daños en el tejido si lo colocas directamente sobre la piel.
  • Puede ayudar el reducir levemente la ingesta de líquidos hasta que se regule la cantidad de leche
  • Lleva un sujetador firme.

Repite estas medidas hasta que notes una mejora. También es importante que hagas descansos, así que acuéstate siempre que tengas un momento libre. También puedes pedirle a alguna amiga o a un familiar que te venga a ayudar. De todas formas deberías hablar con tu matrona o con tu médico y ponerte en contacto con un grupo de ayuda a la lactancia, si no mejoras pronto.