Una abuela sobre la suerte de tener una nieta » LetsFamily
embarazo
Actualidad Reciclaje Uncategorized

Una abuela sobre la suerte de tener una nieta

“El bebé está sano. Esa frase era lo más importante para mí, después de enterarme, de que mi primer nieto había nacido. De mi propia experiencia sabía, que esto no se puede considerar algo evidente. Mi tercer hijo había nacido con síndrome de Down. Así que para mí fue la mejor noticia, oír, que mi pequeña nieta estaba sana.

Cuando me enteré del embarazo, al principio me pregunté, si a mi hijo y su mujer les iría todo bien, ya que todavía eran relativamente jóvenes. Pero estas preocupaciones pronto desaparecieron y empecé a sentir: “¡Voy a ser abuela! Entonces empieza una nueva generación. Esto significará que ahora soy vieja.

Pero después de acostumbrarme a ese pensamiento empezó a crecer la curiosidad: ¿Será una niña o un niño? ¿Cómo será?

La fecha posible de parto ya había pasado, cuando una noche nos despertó el teléfono. Me latía el corazón y me bajaba una lágrima de alegría por la mejilla: era una niña. Mi pequeña Marlene.

Sentí una intranquilidad inmensa, quería verla lo antes posible. Pero había 600 kilómetros hasta el hospital, así que no me quedó otra que tener paciencia. El embarazo y el parto son para mí los dos acontecimientos más emocionales en la vida. Claro que también me sentía muy orgullosa. Tenía la necesidad de contárselo a todos, a mi familia, a mis amigos y a los vecinos.

Cuando ví finalmente a mi nieta por primera vez fue una experiencia indescriptible. Asombrada estaba delante de este milagro. Intentaba encontrar parecidos con el padre o la madre. Quería coger a la pequeña en brazos. Simplemente sentir esta criatura tan pequeña, débil y desamparada.

Desde que soy abuela tengo una imagen nueva de los niños pequeños. No sólo me interesan más los bebés desconocidos, sino que también tengo más paciencia con ellos. Si un niño grita en el supermercado, siempre pienso: ten comprensión. Podría ser tu nieta.

En general puedo decir, que los nietos enriquecen notablemente la vida. Si voy a visitar a mi nieta, simplemente intento disfrutar de ella. Como madre siempre estás preocupada por los niños. Como abuela no tengo la responsabilidad y puedo ver muchas cosas de forma más relajada. Esto es maravilloso.”

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros: