Virus vs. bacterias » LetsFamily
embarazo
Actualidad Reciclaje Uncategorized

Virus vs. bacterias

Ante un cuadro febril vuestro pediatra valorará las posibles causas. Lo más habitual es que se trate de un resfriado común de causa vírica que precise reposo en casa, una dieta blanda sin forzar, buena hidratación, no abrigarlo al niño en exceso, mantener bien ventilada su habitación y tratar los posibles síntomas acompañantes, como la fiebre o la tos.

En los niños menores de 6 meses, las infecciones pueden ser más graves debido a la inmadurez de su sistema inmunológico, por lo que precisarán una evaluación médica sin demora y en muchos casos, ingreso hospitalario y pruebas complementarias de sangre y orina para determinar la causa de la enfermedad. Si ésta es bacteriana, le administrará el antibiótico de elección.

El inicio de la guardería también marca un hito importante en las infecciones del niño. Si es el primer año, su organismo se pone en contacto por primera vez con las bacterias y virus que le pueden transmitir los demás niños. Por ello si tu hijo está enfermo, no lo lleves a la guardería o al colegio. Déjalo en casa hasta que se recupere, pues si lo envías al colegio, además de podérsele complicar su enfermedad, podrá contagiar a otros compañeros con el correspondiente riesgo de enfermar.

Puedes reconocer una infección bacteriana por los siguientes síntomas:

  • Fiebre alta (mayor de 39º) y de varios días de evolución.
  • Los niños menores de 6 meses no suelen tener una fiebre muy alta, aunque la causa sea bacteriana.
  • Mal estado general, poca actividad, somnolencia, lloros, abombamiento de la fontanela, palidez o mal color de la piel.

Las enfermedades víricas cursan con una fiebre menos elevada, presencia de adenopatías (ganglios) por el cuello, dolor de garganta, tos, conjuntivitis y secreción nasal importante.