La escoliosis, la espalda en el punto de mira » LetsFamily
escoliosis espalda
Actualidad Reciclaje Uncategorized

La escoliosis, la espalda en el punto de mira

En ocasiones, la escoliosis aparece como consecuencia de una desigualdad en la longitud de las piernas. Esta desigualdad hace que la pelvis vaya hacia un lado y el hombro contrario suba. En estos casos, la columna vertebral intenta equilibrar la desigualdad y termina curvándose, produciéndose una desviación de la misma.

Las visitas al traumatólogo son fundamentales para coger a tiempo este tipo de problemas, o incluso para intentar evitarlos. Si tu hijo se queja de dolor de espalda, préstale atención y consulta a tu pediatra si la molestia no desaparece.

La escoliosis es más común en las chicas que en los chicos y suele aparecer en la etapa de la adolescencia.

Si tienes la impresión de que tu hijo tiene la columna un poco arqueada o te parece que uno de los hombros está más elevado que otro, acude a tu pediatra para que valore si debes ir al especialista. Una vez allí, el especialista probablemente os pida realizar una radiografía. Con esta radiografía se pretende descartar cualquier problema o establecer el tratamiento en el caso de que, por ejemplo, se aprecie escoliosis.

Si se detecta a tiempo, la escoliosis es fácil de controlar. Pero si no se trata, la torsión puede afectar al torax, a la columna vertebral y ocasionar problemas respiratorios o incluso infecciones. Será el traumatólogo el que decida si el grado de desviación necesita tratamiento.

La escoliosis y el deporte

La adolescencia es un momento que requiere especial atención por parte de los padres. Hay que tener en cuenta los cambios en las prácticas deportivas de nuestros hijos. Dejar de hacer deporte, si se ha hecho mucho, o pasar de un deporte en el que se trabaja mucho la flexibilidad, como el ballet, a otro totalmente distinto, puede tener una repercusión en la columna.

Si queremos prevenir o aliviar cualquier tipo de molestia en la espalda, la natación es el mejor deporte para ello. La práctica de este depote ayudará a tu hijo a fortalecer esta zona del cuerpo. También es fundamental que desde pequeño adquiera buenos hábitos posturales y cargue la mochila de los dos hombros, o la arrastre con un carrito; nunca de un solo lado.