Las vegetaciones qué son y síntomas » LetsFamily
embarazo
Bebé

Las vegetaciones qué son y síntomas

Las vegetaciones

Las vegetaciones (también denominadas adenoides) se encuentran en el interior de la cara, justo detrás de la nariz y al fondo de la garganta. Es un tejido linfoide de textura esponjosa que tenemos todas las personas y su principal función es evitar que entre o nos afecte cualquier sustancia nociva para nuestra salud, como pueden ser determinados virus, bacterias, ácaros, entre otros. El equipo médico de mediQuo, aplicación donde podemos chatear directamente con profesionales médicos y pediatras y recibir respuesta al instante, nos indica para qué sirven y cuando pueden ser un problema, así cómo qué debemos hacer.

¿Para qué sirven?

Su función es la de servir de barrera de protección frente a las infecciones. Si las vegetaciones detectan algún elemento malo, nuestro sistema se pone en marcha y activa a nuestras defensas.

Generalmente tienen mayor presencia en niños de entre 3 y 6 años, y a medida de que el niño va creciendo, estas pierden su protagonismo ya que el cuerpo desarrolla otras forma de combatir y de luchar contra los virus y bacterias.

Síntomas que puede desarrollar el niño

  • Dificultad para tragar
  • Apnea del sueño
  • Ronquidos
  • Mucosidad nasal
  • Cambios bruscos en la respiración
  • Aumento de las infecciones

Si tu hijo presenta algunos de los síntomas es importante consultar con el otorrinolaringólogo para que pueda realizar un diagnóstico y valore la situación, ya que este problema no tiene prevención pero si se puede reducir las consecuencias negativas que tiene sobre el niño la dificultad de respirar.

¿Qué tratamiento debo seguir?

Como prevención, es muy recomendable realizar lavados nasales con suero fisiológico, ya que de esta manera se podrá disminuir el riesgo de contraer infecciones respiratorias o de oídos, evitar espacios con humos y enseñar a sonarse la nariz para expulsar las secreciones nasales.

Si hay algunos de los síntomas antes mencionados, el profesional médico realizará un examen físico para ver si las vegetaciones han aumentado de tamaño o realizará una radiografía. Si se diera el caso, tras la revisión, le administrará la toma de antibióticos para las infecciones de las amígdalas y de los estadios paranasales.

¿Debo operar a mi hijo?

Madres y padres cada vez más se plantean si deben operar a sus hijos de adenoides. Los niños, al tener su sistema inmune en desarrollo, tienen las vegetaciones de un tamaño más grande, ya que se están exponiendo por primera vez a determinados agentes externos. De experimentar problemas con las vegetaciones, el niño también podrá sufrir una inflamación de las amígdalas, la cual hace la misma función que las adenoides.

Los repetidos resfriados, catarros, bronquitis, otitis o infecciones de las vías respiratorias serán los causantes del aumento de las vegetaciones en los niños. La infección genera inflamación que a su vez genera el incremento de la mucosidad, llegando a obstruir nariz y evitando la llegada de aire a los oídos, que se produce a través de las trompas de Eustaquio.

Si la obstrucción nasal obliga a respirar por la boca, lo que podría recomendar el médico es la extracción quirúrgica de las vegetaciones. Esta operación tiene como objetivo evitar las complicaciones futuras y se realizará bajo anestesia general.