Consejos para un invierno saludable » LetsFamily
embarazo
Actualidad

Consejos para un invierno saludable

Con la llegada del frío, somos más propensos a gripes y resfriados, nuestro ánimo está más decaído, incluso somos más propensos a coger algo de peso. Pero está en nuestra mano darle un giro a esta actitud y vivir un invierno mejor. 

Un primer paso es ser conscientes de que debemos reforzar nuestros hábitos de higiene. Los virus se propagan a través del aire y del contacto personal, ya sea las manos o los saludos en la cara. Por eso es importante lavarse las manos a menudo, y taparnos la boca cuando tosamos o estornudemos, pero no con la mano, mejor utilizar un pañuelo para que estos temidos bichitos no se queden en nuestras manos.

Hay que tener especial cuidado con los cambios bruscos de temperatura, algo que en esta época nos pasa constantemente al salir o entrar de los sitios. Lo mejor es vestirse con la técnica de la “cebolla”, con varias capas que podamos adecuar al lugar en el que nos encontremos, así al salir podemos volver a abrigarnos para no coger frío. También ten en cuenta que la temperatura ideal del hogar debe rondar los 22º, ventilando periódicamente los ambientes.

En invierno también hay que proteger la piel del sol, con protección solar adecuado a cada tipo de piel, especialmente si practicáis deportes al aire libre como el running, la bici, o sobre superficies reflectantes como la nieve, donde es muy fácil quemarse aquellas zonas del cuerpo que no están cubiertas por la ropa. Igualmente, hay que hidratar y nutrir la piel para evitar tiranteces, descamaciones, grietas o picores.

Presta atención a tu estado de ánimo, en esta época del año los días son más cortos, oscurece antes y hace frío. Esto hace que muchas personas sufran la llamada “Depresión de Invierno”, en la que nos encontramos más tristes y con menos ánimo para hacer cosas. En estos casos lo mejor es salir a pasear o a practicar algún deporte durante las horas de luz, para liberar endorfinas y sentirnos mucho mejor, además de descansar las horas adecuadas y en un ambiente cálido y agradable.

El hogar debe ser un lugar seguro en todo momento del invierno. En esta época las calderas, estufas o radiadores abundan para calentar el ambiente, pero también hay más peligro de incendio o de respirar monóxido de carbono si las instalaciones no están bien hechas. Para ello, un detector en algún lugar estratégico de la casa nos puede ayudar a detectar cualquier anomalía y evitar accidentes. Ahora que llega la Navidad, cuidado también con las luces del árbol de Navidad, procura que sean homologadas para que sean seguras, y acordarse de apagarlo todo antes de irse a dormir.

La alimentación también hay que cuidarla, consumiendo alimentos que nos ayuden a mantener el calor corporal como las legumbres, las sopas o los guisos caseros que nos llenan de energía y reservas para aguantar los días de frío. Sin embargo, no hay que descuidar las frutas y verduras, ya sea en versión fresca o cocinada para que no nos falten las vitaminas y minerales necesarios.