Cuida tu piel del frio » LetsFamily
embarazo
Actualidad

Cuida tu piel del frio

¿Sabes cómo afectan las bajas temperaturas? El frío causa vasoconstricción en los capilares de la piel, no llega suficiente oxígeno a las células de la epidermis y da lugar a una piel de aspecto apagado. Además, se retrasa el ciclo de renovación celular y se acumulan células muertas que impiden la secreción de sebo de la piel, que lubrica y nutre la piel de manera natural.

Para que no perdamos nuestra hidratación, y no sufrir las consecuencias del mal tiempo en esas partes del cuerpo que tenemos más expuestas, tales como labios, manos, rostro o cabello podemos seguir unas pautas que nos ayuden a cuidar nuestra piel del frío.

Empezamos por los labios, unos de los que más sufren, pues la piel aquí es especialmente sensible. Lo notarás porque en esta época del año, si se resecan demasiado, salen pequeñas descamaciones, se hinchan, se ponen rojos o escuecen. Nunca salgas de casa en los días de invierno con los labios sin pintar, y elige para ello una barra de labios que sea hidratante. No es sólo una cuestión de estética, estarán hidratados todo el tiempo. Por las noches, acuérdate de aplicar un cacao o vaselina para que actúe durante las horas de sueño, por la mañana estarán perfectamente suaves e hidratados.

En las manos nos pasa algo parecido, se resecan con mucha facilidad debido al viento y a la humedad, por eso es importante usar guantes cuando nos encontremos en la calle. Tener una crema hidratante a mano es muy buena opción para aplicarla siempre que lo necesitemos, aunque si eres de las que no puedes mantener las manos “pringosas” puedes usar la misma técnica que con los labios, usar la crema por la noche antes de dormir, incluso ponerte unos guantes finos para una hidratación extra.

Para el rostro, te recomendamos que enriquezcas tu crema habitual de noche con algunas gotas de aceite esencial como aceite de argán, rosa moqueta, almendras o aloe vera. De esta manera darás más hidratación y nutrición a tu rostro, evitando que se reseque y devolviéndole su luminosidad. También puedes optar por añadir unas gotas de esencia de árbol de té que, gracias a sus propiedades antisépticas, cicatrizantes y antiinflamatorias, evitarás la aparición de granitos o marcas en tu rostro, además de ser también un potente hidratante.

Cuando te duches, no abras la puerta del baño y aprovecha el vaho que se ha generado con el calor para aplicar tu crema hidrante corporal. Esta es una técnica que se utiliza mucho en lo spas, ya que el vapor de agua hace que el cuerpo absorba mejor la crema, hidratando en profundidad. ¡Así que no dejes de practicarlo en casa!

Y para el cabello aprovecha estos ingredientes de estar por casa para prepararte una mascarilla que lo nutra y fortalezca. Mezcla muy bien miel, yogur, limón y aceite de oliva y aplícalo después de haber lavado tu cabello. Déjalo actuar durante 20 minutos, mejor si te pones un gorro para que los ingredientes penetren mejor, y aclara con abundante agua templada. Esta misma mascarilla también puedes utilizarla en el rostro, ya que tiene un mini efecto lifting.