Prepara tu piel antes de exponerte al sol » LetsFamily
embarazo
Actualidad

Prepara tu piel antes de exponerte al sol

Durante el invierno descuidamos más nuestra piel, no la “enseñamos” tanto y nos limitamos a lo más básico. Es necesario eliminar todas las células muertas que se hayan podido acumular durante estos meses con un buen exfoliante que deje paso a toda la piel nueva. Existen diferentes exfoliantes en el mercado, aunque lo más cómodo es uno que se aplique en la ducha con la piel mojada y que después retiraremos con agua tibia. También podemos hacer nuestro propio exfoliante casero a base de sal y azúcar mezclando media taza de sal gorda, media taza de azúcar moreno, un chorrito de aceite de oliva y unas gotas de zumo de naranja. Es algo fuerte pero ten en cuenta que los exfoliantes deben usarse una vez cada 8-10 días para no irritar la piel. El resultado será una piel más suave y más hidratada gracias al aceite de oliva.

El siguiente paso es hidratarla. Después de la exfoliación la piel está especialmente receptiva para absorber todos los beneficios de una buena crema hidratante que le devuelva toda su suavidad, luminosidad y tersura. Si la piel ha quedado algo flácida después del invierno, elige una crema que además de hidratar también reafirme las zonas más difíciles del cuerpo como los muslos, el abdomen o los brazos. De esta manera estaremos ayudando a la piel a recuperar el tono perdido.

Aunque de nada sirve aplicar cremas reafirmantes o reductoras si no lo acompañamos con una dieta equilibrada. Es hora de olvidarse de los caprichos que en los meses de invierno son más habituales de lo que deberíamos, y seguir una dieta rica en frutas y verduras que nos ayuden a cargarnos de vitaminas y minerales para hacer frente al sol y que, a su vez, drenen nuestro cuerpo ayudándonos a eliminar los líquidos retenidos. Beber al menos 2 litros de agua al día es el complemento perfecto a esta dieta, nos ayudará a sentirnos más deshinchadas gracias a la eliminación de líquidos y depuración de nuestro cuerpo. El verano es ideal para cuidarnos por la gran variedad de frutas que encontramos en esta temporada, tomándolas fresquitas se convierten en nuestro mejor y más saludable tentempié.

Por último, cuando te vayas a exponer al sol no olvides nunca una protección adecuada a tu fototipo de piel. Se puede lucir un bronceado saludable sin necesidad de “achicharrarse” bajo el sol, y desde luego nunca a costa de la salud de nuestra piel. Pronto dedicaremos un artículo completo sobre las pautas más básicas que debes seguir si no quieres quemarte, pero recuerda que los primeros rayos de sol del verano son muy dañinos, nuestra piel acaba de salir del invierno donde ha estado tapada y sin exposición al sol, es necesario prepararla poco a poco para que se vaya acostumbrando y no nos juegue una mala pasada.