Sustituciones saludables para una dieta más equilibrada » LetsFamily
embarazo
Actualidad Uncategorized

Sustituciones saludables para una dieta más equilibrada

Seguir una dieta equilibrada y sana es nuestro último objetivo con el fin de mantenernos en nuestro peso ideal todo el año y, para ello, podemos empezar por sustituir estos alimentos que todos tenemos en la despensa, y que nos ayudarán a cuidarnos sin cambiar nuestros hábitos.

El azúcar, uno de los alimentos más perjudiciales para nuestra salud ya que, para su correcta asimilación necesita utilizar vitaminas del grupo B y calcio, pudiendo provocar  graves daños en nuestros huesos, incluso afectar al crecimiento en la infancia. Esto aparte del gran aporte calórico que nos aporta. Sustituir el azúcar por un edulcorante natural como la stevia que no aporta calorías, se convierte en la mejor opción para no añadir calorías a nuestra dieta sin renunciar al sabor dulce o podemos optar también por el azúcar de abedul, que tiene la particularidad de que no crea caries en los dientes, lo que hace que sea una buenísima opción para endulzar las meriendas caseras de los niños sin remordimientos.

Los embutidos grasos son otros alimentos que mejor eliminar de la dieta. Están realizados con carnes de muy baja calidad, mezcladas con grasas animales, sales y un sinfín de colorantes y saborizantes que no nos aportan nada bueno desde el punto de vista nutricional. Mejor sustituir estos embutidos por pechugas de pavo o pollo naturales, o jamón serrano (parte magra).  Si quieres una comida rápida y saludable rellena tu bocadillo con huevo duro, atún al natural, aguacate, tomate y aceite de oliva virgen extra.

En verano es normal que al hacer más calor bebamos más, pero hay que procurar no abusar de los refrescos, incluso en sus versiones light. Si no utilizan azúcar para endulzarlos, utilizan sacarosa, aspartamo, u otros edulcorantes artificiales. Para saciar la sed lo mejor es el agua mineral a la que podemos dar un toque de sabor con unas gotas de zumo de frutas o hierbas aromáticas. Saciaremos mejor nuestra sed, y nos mantendrá hidratados en los golpes de calor.

La bollería industrial directamente ni probarla. Si te fijas en los valores nutricionales de este tipo de bollería verás que las grasas saturadas superan las cantidades recomendadas en una dieta saludable, y aunque cada vez hay menos, las grasas hidrogenadas de este tipo de bollería han sido calificadas como cancerígenas y hay que tener mucho cuidado de no consumirlas. Mejor si la bollería es artesana, hecha en casa con aceite de oliva virgen extra en lugar de mantequillas de baja calidad y con ingredientes que conocemos. No hay que abusar de ella en ningún caso, pero siempre que sea casera nos podemos dar un capricho de vez en cuando.

Por último, vamos a remarcar un alimento que supuestamente compramos como sano pero que no lo es tanto, los cereales del desayuno. Es cierto que si los compramos integrales tienen gran cantidad de fibra pero tienen muchos azúcares, demasiados si queremos cuidarnos. Hay que tener especial cuidado si se los damos a los niños, porque si tienen chocolate o miel, la cantidad de azúcares se dispara. Lo que podemos hacer para no renunciar a ellos es sustituirlos por cereales que sean puros, sin añadidos, como los que se encuentran en los herbolarios donde solo encontramos grano entero ya sean hinchados, en copo, o en muesli.

Solo son pequeños gestos que no tienen por qué afectarnos a nuestra vida diaria, pero si pueden hacerla mucho más saludable.