Dermatitis atópica: remedios que funcionan » LetsFamily
remedios para la dermatitis atópica
Actualidad Uncategorized

Dermatitis atópica: remedios que funcionan

La dermatitis atópica es una alteración de la piel caracterizada por enrojecimiento, picor y la aparición de vesículas en la piel muy seca que padecen un tercio de los lactantes y un 20% de los niños. Produce mucho picor, por lo que resulta muy molesta a los bebés.

Aunque desconocemos las causas de esta sobrereacción de la piel a determinados estímulos, sí se sabe que tiene un componente hereditario y que puede aparecer relacionada con alergias al polen, a los ácaros y a otros alérgenos, como ciertos alimentos. Se manifiesta en forma de brotes y suele remitir con la edad.

La base de los tratamientos de la dermatitis atópica en todos los niños es, por un lado, tratar la inflamación para aliviar el picor y por otro, intentar reparar la barrera cutánea con mucha hidratación.

Tratamientos de la dermatitis atópica

  • Dar al bebé baños diarios cortos, con agua templada y con un jabón antiséptico ácido. Antiguamente se recomendaba bañar menos a los niños si tenían dermatitis, pero los niños atópicos tienen predisposición a las infecciones y es mejor bañarlos cada día.
  • Hidratar la piel del niño dos veces al día con cremas emolientes: imprescindible después del baño y otra vez por la mañana antes de vestirlo, por ejemplo. Pregunta al dermatólogo qué hidratante debes usar. Las cremas con urea, por ejemplo, están desaconsejadas  en bebés menores de 8 meses, porque pueden causar problemas metabólicos.
  • Mantener las uñas del bebé o el niño cortas y limpias, para evitar que se rasque y se infecte la zona afectada.
  • Evitar los ambientes secos y los cambios bruscos de temperatura.
  • Mantener la habitación del niño a temperatura suave (18-20º C) y con cierta humedad: es suficiente con usar un humidificador o poner un cacharrito con agua sobre el radiador.
  • Vestir al niño con tejidos naturales, como algodón o lino, y usarlos también en los textiles de la cuna y el cochecito o en los juguetes.
  • Para lavar lavar la ropa del bebé, evita los suavizantes y aclárala muy bien.
  • No eliminar ningún alimento de la dieta habitual del niño, a no ser que nos lo indique el especialista.
  • Para la alimentación, elegir productos ecológicos. No te olvides de incluir el pescado azul en el menú semanal de tu hijo.
  • Evitar en lo posible las situaciones de estrés.