7 trucos para un belén perfecto » LetsFamily
embarazo
Actualidad Reciclaje

7 trucos para un belén perfecto

Y eso sin que contar con que poner el belén significa que los Reyes Magos están al caer, lo que supone una noticia genial para los más  pequeños.

Tomarte tu tiempo para decorar el belén y dejar que ellos participen en esa obra de arte doméstica es una buena idea. Aunque sólo sea por la ilusión que se ha puesto en montarlo, todos los belenes son especiales a su manera. Pero si quieres que de verdad sea perfecto, hay unos cuantos trucos que pueden ayudarte a conseguirlo.

 

  • Cuidado con el tamaño de las figuras. Si no ha pasado en tu casa, seguro que has podido verlo en casa de un vecino o algún familiar: un niño Jesús de un tamaño desproporcionado aparece justo delante de la mula y el buey, que curiosamente son más pequeños que él. O al contrario: la mula y el buey parecen haberse excedido comiendo y se han convertido en animales gigantes a cuyo lado la Virgen María, San José y el niño parecen diminutos. También hay una tercera opción, y es que sean los pastores o los Reyes Magos los que no guardan proporción con el resto del belén. La primera regla de oro es que las figuras sean del mismo tamaño. Si las compras, ten en cuenta que en la tienda no te parecerá que tienen el mismo tamaño que colocadas en tu belén, por lo que lo mejor es llevarse una de las figuras de casa para que nos sirva como referencia.
  • Eleva el portal. Al fin y al cabo lo que queremos destacar es el nacimiento, así que si pones esa parte del belén en un lugar más elevado que el resto estarás consiguiendo el efecto deseado. Para hacerlo basta con poner alguna superficie debajo del portal y forrarla con el mismo elemento con que decores las montañas.
  • Usa serrín o pan rallado para el camino. Los Reyes Magos, igual que los pastores y el resto de vecinos que van a ver al niño Jesús, podrían caminar campo a través, pero el belén saldrá ganando si los colocas a lo largo de un camino. Solo tienes que poner un poco de serrín o pan rallado en lo que simule ser un camino.
  • Semillas de calabaza enhebradas con alambre de cobre para las plantas. Los detalles son los que le dan un toque especial a tu belén, por eso los arbustos y demás vegetación que añadas al belén resultan tan agradecidos. Una idea original con la que decorar el paisaje es enhebrar unas cuantas pipas de calabaza con alambre de cobre, pintarlas de verde y clavar el extremo del cobre sobre una base corcho. Simularán ser chumberas que darán mucho realismo al belén.
  • Cuerda para el heno. Si tienes una cuerda gruesa en casa, desenróscala separando la fibra para obtener finos hilos de cuerda con los que podrás hacer la paja del portal. Si la separas bien, con muy poca cantidad de cuerda obtendrás bastante heno. Incluso puedes hacer balas de paja cogiendo una pequeña caja de cartón -por ejemplo, las de las cerillas- que después untarás con pegamento. Basta con que coloques los lados que llevan pegamento sobre la paja conseguida al separar la cuerda para obtener balas de paja.
  • El musgo. Como sabes, el musgo natural es mejor dejarlo en su sitio porque es el hogar de muchas especies y evita la desertización, así que es preferible comprar musgo artificial o “fabricar” musgo en casa, que resultará más divertido. Para hacerlo solo tienes que coger parte de las fibras de cuerda que no hayas utilizado antes y teñirlas de verde con un espray.
  • El río. Hay auténticos artistas del belén que no conciben uno sin agua de verdad, pero si no quieres ser tan profesional, hay muchas formas de simular el río para completar el paisaje que has creado. Desde el clásico papel de plata al espejo pasando por pegamento transparente que hay que dejar secar. Sea cual sea el material esocgido, recuerda decorar el borde con pequeñas piedras. O mejor: pide a tus hijos que recojan ellos mismos algunas piedras pequeñitas y las coloquen.

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros: