Vuelve a la rutina tras las vacaciones con más energía » LetsFamily
embarazo
Actualidad Reciclaje Uncategorized

Vuelve a la rutina tras las vacaciones con más energía

La llamada depresión post vacacional no es ningún mito, hay multitud de ocasiones en las que lo pasamos realmente mal esos primeros días después de vacaciones, por eso es importante tener en cuenta unos consejos para que la vuelta al trabajo no suponga ninguna carga, sino todo lo contrario.

Planifica tus vacaciones de forma que no volváis a casa el último día a última hora

Pasarse el último día de vacaciones en un atasco no ayuda a que al día siguiente nos levantemos con ganas de ir a trabajar, más aún si llegamos tarde a casa y nos toca sacar la ropa de la maleta, hacer lavadoras con la ropa sucia, preparar a los niños para la guardería… todo esto supone demasiado estrés para acabar. Es mejor volver con uno o dos días de antelación que nos ayuden a recuperar en cierta medida nuestros horarios y tengamos todo nuestro equipaje recogido, al día siguiente nos levantaremos de mejor humor que si nos toca volver de este primer día de trabajo y nos toca colocarlo todo.

El primer día es para tomárselo con calma

Es importante también no llegar el primer día al trabajo y querer tenerlo todo organizado en una hora. El primer día es para tomárselo con calma, chequear el correo electrónico, tomarse un café con los compañeros mientras presumimos de vacaciones y morirse de envidia con aquellos que todavía no se han marchado! El caso es no agobiarse, la primera semana después de las vacaciones suelen ser días en los que no hay mucho volumen de trabajo hasta que todos los empleados se ponen al día y son perfectos para establecer nuevas rutinas, nuevos calendarios, y nuevas tareas y objetivos que nos ayuden a afrontar el año con energía y motivación.

Procura que el trabajo se quede siempre en la oficina

Es un hecho más que comprobado que en septiembre el número de divorcios aumenta, y una de las principales razones es por pasar demasiadas horas juntos y descubrir que no existen tantas afinidades entre la pareja como creíamos en un principio. Deja el trabajo donde tiene que estar, y las horas que pasemos en casa podemos hablar de viajes para los próximos días que tengamos libres, de donde comer el fin de semana o simplemente de la película que estamos viendo o del tiempo. No llevar el estrés del trabajo a casa nos ayuda a descansar mejor y a tener una vida familiar con más paz y armonía entre los miembros.

Cuídate

Y no olvides que cuidarse es el mejor relajante del mundo. Cambiar los hábitos alimenticios y empezar a hacer ejercicio nos motivará día a día a seguir adelante, más aún cuando empecemos a notar resultados visibles. Cocinar con más verduras, evitar los excesos de comida y cenar ligero pueden ser buenos consejos para empezar, y no olvidarse de moverse más, como utilizar las escaleras en lugar del ascensor, o aumentar en unos cuantos metros nuestro paseo diario. ¡Nadie como tú para cuidarte como necesitas!