Alimentación de temporada contra la astenia otoñal » LetsFamily
embarazo
Actualidad Uncategorized

Alimentación de temporada contra la astenia otoñal

La propia naturaleza parece hibernar durante los próximos meses para protegerse de las bajas temperaturas y a nosotros nos pasa algo parecido, tenemos menos ganas de hacer cosas, nos notamos más cansados y el solo hecho de levantarnos de la cama nos da una pereza tremenda la mayoría de los días.

Es totalmente normal esta inapetencia que tenemos en otoño, hasta que el cuerpo y la mente se acostumbren a los nuevos horarios y al nuevo clima, nos sentiremos algo decaídos. Pero sólo será cuestión de unos días, en los que podemos aprovechar para pensar nuevos proyectos personales, o nuevas metas tanto a nivel profesional como personal.

En esta época del año es muy importante que convirtamos la alimentación en nuestra gran aliada para paliar los efectos de la astenia otoñal. Existe un principio en la dieta macrobiótica que explica muy bien está conexión que debemos adquirir con la comida, y es que en cada estación, la naturaleza nos da justo lo que necesitamos, y debemos escucharla para que los alimentos nos ayuden a tener toda esa energía que parece faltarnos.

Como fuente de vitamina A y Ácidos Grasos Omega 3, la calabaza es una de esas verduras que no puede faltarnos estos meses. Gracias a su piel tan gruesa nos dura mucho sin estropearse y sirve para cocinar infinidad de platos, ya sea en cremas de verduras, acompañamientos, ensaladas o purés. Tiene un sabor dulce y sutil que gusta a grandes y a pequeños, y tiene apenas 25 kcal por cada 100 gramos. Además, es época de coles como el brócoli, la coliflor, el romanesco o las coles de Bruselas. En el caso de la coliflor hay estudios que demuestran que sus componentes son anticancerígenos y es una excelente fuente de vitamina C y fitonutrientes que reducen el colesterol. Por su parte el brócoli protege el corazón, los huesos, los ojos y la piel, desintoxica el organismo y fortalece el sistema inmunológico; y las coles de Bruselas son una excelente fuente de hierro, perfectas para evitar la anemia y cargarnos de energía.

En cuanto a las frutas, estamos en plena temporada de manzanas y peras, en múltiples variedades para adaptarse a todos los gustos posibles. Según un estudio realizado en EE.UU recientemente las manzanas te alejan de los medicamentos, pero no del médico como siempre se ha creído, la visita al profesional sigue siendo necesaria. Una manzana al día nos hidrata, evita la retención de líquidos, cruda y con piel previene el estreñimiento, asada o en compota es buena en casos de diarrea. Su secreto son las sustancias fitoquímicas que contiene, ayudan a prevenir el cáncer y reduce los niveles de azúcar y grasa en sangre. Por su parte, la pera es rica en fibra, alta en calcio y ácido fólico, diurética y ayuda a disminuir la presión arterial, además es dulce, fresca y deliciosa en cualquiera de sus variedades.

No podemos olvidarnos de los cereales y las legumbres, nuestras grandes fuentes de hidratos de carbono para recargar bien las pilas desde la mañana a la noche, y siempre en su versión integral, para aprovechar todos sus nutrientes y evitar los procesos químicos que los refinan. Además, alimentos como el chocolate negro al menos al 75% de pureza, evitan la oxidación celular y ha demostrado en numerosos estudios sus beneficios para el corazón, eso sí, siempre sin leche porque al mezclarlo con cualquier otro ingrediente anulamos los beneficios aportados por los flavonoides. 

Puede que también te interesen los siguientes artículos: