¿Qué infusión tomar y cuándo tomarla? » LetsFamily
embarazo
Actualidad Reciclaje Uncategorized

¿Qué infusión tomar y cuándo tomarla?

Para comenzar el día, lo mejor es un té. Dentro de la amplia gama de tés, puedes elegir un té negro por su efecto estimulante, tanto a nivel físico como mental. Es muy digestivo, y ayuda a mantener a raya el colesterol en sangre. Puedes tomarlo solo o con un chorrito de leche que le da más cremosidad. El té rojo también nos despertará y llenará de energía, pero si no te gustan los sabores tan fuertes puedes optar por un té azul o blanco, que no contienen tanta teína y el sabor es mucho más suave.

Para media  mañana podemos optar por un té verde, uno de los que más nos ayudan a cuidarnos por que acelera el metabolismo y la quema de grasas. Además, es un potente antioxidante, ayuda a prevenir enfermedades cardíacas y hepáticas, previene la diabetes y mejora la salud dental, lo que hace que esté especialmente indicado para comidas fuera de casa. Si lo acompañamos con una rodajita de limón y una cucharadita de miel, se convierte en una bebida alcalina que cuida de muchas de nuestras funciones básicas.

Después de las comidas principales, lo mejor es elegir una infusión que nos ayude a hacer la digestión como la manzanilla, o la que une la menta y el poleo. Si en la comida hemos ingerido legumbres o verduras como la coliflor, el brócoli o la col es interesante decantarse por una infusión que contenga hinojo o anís, que nos ayudarán a calmar los gases que se producen en el estómago. Podemos completarla con  cardo mariano o diente de león que protegen nuestro hígado.

A media tarde podemos volver a decantarnos por un té, pero los efectos de la teína ya pueden tener consecuencias en nuestras horas de sueño, así que lo mejor sería optar por un Rooibos, un “falso té rojo” originario de África que no contiene teína y que, gracias a su sabor dulce que a veces podemos encontrar mezclado con vainilla o chocolate, es uno de los más populares. Es capaz de calentarnos en invierno, o refrescarnos en verano si lo tomamos con hielo, tiene un alto poder antioxidante, ayuda a adelgazar, nos aporta minerales, es antiséptico y antimicrobiano, incluso podría ser bueno para los huesos.

Y para después de cenar, antes de irnos a dormir, una infusión relajante nos ayudará a conciliar mejor el sueño y tener unas horas de descanso de mejor calidad. Podemos optar por la clásica tila o elegir otras como el azahar, que estimula la digestión y calma las flatulencias, la hierba luisa, con efecto sedante, o la melisa o la hierba de San Juan, relajantes e igualmente sedantes, que nos ayudan a acortar el tiempo que tardamos en dormirnos.

Por último, no olvides como se prepara la infusión para que podamos disfrutar de todas sus propiedades: calentar el agua hasta el punto de ebullición pero sin que llegue a hervir. Echarla en una taza y añadir la bolsita de la infusión o el infusionador con las plantas que hayamos elegido. Es importante taparla, para que no se evaporen los aceites esenciales ni las propiedades de las plantas, y dejarla reposar de 8 a 10 minutos. Después se retira la bolsita o se cuela, y se recomienda no endulzarlas. En caso de no poder tomarlas por sí solas, mejor elegir miel o algún otro endulzante natural.

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros: