Disfrutar de las fiestas sin pasarnos de calorías » LetsFamily
embarazo
Actualidad Uncategorized

Disfrutar de las fiestas sin pasarnos de calorías

Los turrones, polvorones y mazapanes son auténticas bombas calóricas que hay que controlar y compensar con el resto de comidas.

Se puede llegar a engordar hasta 4 kilos en navidades, pero no tiene porqué ser así y hacer especial hincapié en seguir cuidando nuestra dieta los días “normales” de las fiestas. No significa que tengamos que renunciar a nada pero sí ser conscientes de las comidas y tener unas ciertas reglas para estos días que nos ayuden a mantener la línea que tanto nos cuesta conseguir.

Dejar el dulce típico navideño sólo para días señalados es la clave para no ganar demasiado peso. Nada de comer todos los días, mejor hacerlo en la cena de Nochebuena, comida de Navidad, cena de Nochevieja, comida de Año Nuevo y comida de Reyes. Si lo hacemos en estas fechas señaladas, nuestro cuerpo prácticamente ni notará los efectos. El alcohol es un gran enemigo de las fiestas, suma muchas calorías a las ya consumidas con los alimentos, especialmente si nos decantamos por vermut, vino dulce o cócteles con azúcar. Además, sólo nos aporta calorías vacías, sin ningún tipo de nutriente.

No debemos saltarnos ninguna comida, aunque nos hayamos quedado llenos con la anterior, es mejor picar algo ligero antes de la siguiente ingesta y no llegar con demasiada hambre a la cena. Así conseguimos que el cuerpo siga su ritmo normal de comidas y el metabolismo siga funcionando como debe.

Mucho cuidado con los entremeses, los solemos coger con mucha hambre porque son al principio de la comida y suelen tener alto contenido de grasas saturadas, especialmente los embutidos ibéricos. Mejor ir picoteando, sin que las cantidades sean excesivamente grandes, apostando por la calidad antes que por la cantidad y si vemos que ya estamos llenos, bajar el ritmo para no cargar nuestro estómago, y que puedan aparecer ardores o malestares, especialmente después de las cenas.

Pero no todo son prohibiciones, hay muchas cosas que podemos hacer para cuidarnos durante estos banquetes. El colorido en los platos es fundamental, que siempre haya verduras y frutas de acompañamiento como una buena base de canónigos bajo el marisco frío, por ejemplo, un plato delicioso que nos aporta muchas proteínas y apenas calorías. Un buen frutero con fruta fresca de postre reducirá nuestra ansiedad por los dulces, y los alimentos ricos en antioxidantes como las nueces, las cerezas, la granada, el aguacate o los arándanos contrarrestarán los efectos adversos del azúcar, las grasas y el alcohol.

Comer despacio, disfrutando de cada bocado hará que sintamos antes sensación de saciedad y no olvidarse de beber mucha agua entre las comidas, para drenar y eliminar restos de toxinas del organismo.

Por último, no olvides el ejercicio. Un buen paseo después de comer nos ayudará a hacer la digestión, y evitará que las calorías se acumulen en nuestro organismo. Nada de siestas, ni de tardes sentados en el sofá con película y mantita, disfrutar del aire fresco y del ambiente navideño con una buena caminata, se nota y mucho en el peso ganado al final de las fiestas.

 

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros: