Remedios caseros para la alergia al polen » LetsFamily
embarazo
Remedios caseros para la alergia al polen
Actualidad

Remedios caseros para la alergia al polen

En esta estación, las personas que tienen alergia al polen debido a la floración de las plantas, deben tomar ciertas precauciones para evitar que sufran los síntomas que produce la alergia. Por ello, en este artículo queremos compartir contigo algunos remedios para la alergia al polen.

Remedios caseros contra la alergia al polen

El ajo es un producto 100% natural que nos ayudará a luchar contra esta alergia dado que cuenta con un componente llamado quercetina, el cual consigue estabilizar las células que se encargan de producir la histamina en el cuerpo. Por ello, consumir ajo crudo de manera diaria ayudará a tratar esta alergia de una manera muy natural.

Si el ajo te parece muy fuerte, se puede optar por la raíz de regaliz, muy buena contra la alergia al polen dado que cuenta con varios principios activos que son parecidos a los que tienen los glucocorticoides y también tiene propiedades antiinflamatorias. El punto en contra es que si se tiene hipertensión es necesario hablar antes con el médico.

La ortiga está considerada como uno de los mejores remedios caseros contra las alergias al polen. Se debe tomar en infusión, echando una cucharada de hojas secas en un vaso de agua hirviendo. Ayudará a reducir tanto la mucosidad como el goteo nasal. También puede tomarse como extracto en cápsulas que se suelen vender en herboristerías.

La cebolla es otro de los remedios caseros que podemos poner en marcha contra la alergia al polen. Podemos macerar la cebolla pelada y cortada en trozos durante unos 5 minutos en un vaso de agua. Después podemos colarla y beber el líquido restante. Los flavonoides de la cebolla ayudarán a aliviar los síntomas de la alergia.

Los pimientos picantes, y cualquier otra clase de alimento que sea rico en capsaicina, también serán de gran ayuda dado que funcionan como un buen descongestionante natural, dado que al comerlos se abren las vías respiratorias.

La manzanilla es un fantástico antihistamínico natural gracias a sus flavonoides, componente que se encuentra presente en un gran número de alimentos y que ayuda a reducir la inflamación. Las bolsitas de manzanilla bien escurridas y aplicadas en frío en los ojos ayudan a calmar la inflamación.

Por otro lado, es recomendable evitar hacer cualquier actividad al aire libre en las horas del día en las que haya máxima polinización. Cuando el sol se encuentra más fuerte suele haber más polen en el ambiente, por eso, hay que intentar evitar, siempre que sea posible, estas horas del día.