Piel, cabello y uñas ¿cómo cuidarlos en primavera? » LetsFamily
embarazo
primavera
Actualidad

Piel, cabello y uñas ¿cómo cuidarlos en primavera?

Por fin podremos colgar algunas capas que nos han acompañado durante el invierno, y es una de las épocas favoritas para lucir looks frescos y cargados de nuevos colores. Pero también nos puede afectar negativamente a algunas partes de nuestro cuerpo como la piel, el cabello o las uñas. Mejor prevenir que curar en estos casos para mantenerlos cargados de salud.

La piel : el primer filtro

Puede que sea el órgano que antes nota el cambio de estación. Nuestra piel pasa de la sequedad propia del invierno a un estado más graso que la prepara para el calor extremo y las exposiciones solares del verano que, como consecuencia, puede provocar problemas de acné, erupciones o eczemas que pueden ser especialmente graves si padecemos algún tipo de alergia.

Hay que empezar a exfoliar al menos una vez por semana con algún producto que contenga ácido glicólico o málico, para eliminar las células muertas de la dermis en profundidad, haciendo especial hincapié en codos, rodillas y talones. Después aplicar una capa abundante de crema hidratante o calmante en caso de padecer alguna afección en la piel como dermatitis atópica, rosácea, arañas vasculares, irritaciones o picazón, problemas que también parecen agravarse con la primavera.

Es importante comenzar cuanto antes a utilizar cremas con factor de protección solar, para que estos primeros rayos de sol no dañen una piel que sale del invierno con más sensibilidad y con un mecanismo de defensa más débil.

Uñas debilitadas y quebradizas

Nos centramos en mantener hidratadas manos y pies y, en multitud de ocasiones, nos olvidamos de las uñas que también hay que mimar en los cambios de temperatura. Frotarlas con aceite de oliva o manteca de karité, incidiendo en la zona de la cutícula, las mantendrá hidratadas y con menos tendencia a la rotura y las estrías. Podemos nutrirlas con productos enriquecidos en calcio, para mantenerlas más fuertes, que aplicaremos por la noche junto a una crema fortalecedora, momento en el que los principios activos actúan mejor.

Además, pueden aparecer problemas de hongos, infecciones bacterianas o cambio de color a un tono más amarillento. Aparte de hidratarlas bien, la alimentación es muy importante para evitar que se nos rompan. Legumbres, frutos secos como las nueces, levadura de cerveza, semillas de calabaza o verduras de hoja verde mantendrán nuestras uñas mucho más fuertes.

El cabello tiende a caerse más fácilmente

Hay errores que cometemos con el cabello casi sin darnos cuenta, como lavarlo demasiado a menudo o utilizar productos que no están en consonancia con nuestras necesidades. Es importante elegir un tratamiento que no irrite, no pique y no sea demasiado graso. Evitar en la medida que sea posible el uso de secadores o planchas a demasiada temperatura y, en caso de hacerlo, utilizar siempre un protector térmico. El cambio de estación es una etapa dura para nuestro cabello pero es pasajera, el problema viene cuando pasado este cambio notamos que perdemos demasiado pelo, ahí habría que tratar el problema con un profesional.

Aquí también la alimentación juega un papel importante, alimentos ricos en vitaminas del grupo B, betacarotenos, hierro, zinc o grasas buenas como el omega-3 estimulan la raíz y protegen la fibra capilar, lo que hace que nuestro cabello esté más sano, con más brillo y con menos tendencia a la caída y el encrespamiento.