5 trucos para aficionarlos a la fruta | LetsFamily
embarazo
Actualidad

5 trucos para aficionarlos a la fruta

Decirles que son una fuente de minerales y vitaminas excepcional para su desarrollo seguramente no servirá para animarlos; sin embargo, hay algunos trucos que les harán pensárselo dos veces antes de decir que no a plátanos, manzanas, peras o ciruelas. Aprovecha que comienza a venir el calorcito y el cuerpo pide productos fresquitos y pon en marcha estas cinco estrategias para convertirlos en auténticos fans de la fruta.

  • Cuanta más variedad, mejor. Con la comida, todos tenemos favoritismos y ciertas manías. Por esa razón no podemos pedirles a los más pequeños que sean diferentes a nosotros en eso. Pero el hecho de que prefiera una tarta a un buen melón no quiere decir que no haya nada que hacer. Es posible que no le haga mucha gracia el melocotón pero eso no significa que no se la haga la sandía. O al contrario. Lo importante es intentar que pruebe todas las frutas posibles porque entre una gran variedad seguro que acaba encontrando sus favoritas. Es cuestión de ensayo y error. Ya lo dice el refrán: la paciencia es la madre de la ciencia.
  • La presentación, el punto fuerte. Las frutas tienen formas divertidas, y eso es un plus para los niños. Sobre todo si aprovechamos esas formas y colores para presentarle un plato que entre por los ojos. ¿Quién podría resistirse a un barco pirata? ¿Y a un búho? ¿O a una selva tropical? Con un poco de imaginación, las frutas ofrecen tantas posibilidades que no es nada complicado montar auténticas obras maestras sobre el plato. Seguro que así le aficionarás antes de lo que crees a comer fruta.
  • Empieza por comer fruta tú. El ejemplo es clave en toda tarea educativa, y a la hora de inculcar hábitos alimenticios resulta igualmente fundamental. Si le pedimos constantemente que coma fruta pero nosotros no la probamos será más difícil que él lo haga. Al fin y al cabo, uno de sus pasatiempos favoritos es imitarnos.
  • Dásela en todas sus formas. Cortada en trocitos, asada, en zumo, en batidos… A veces lo que no acaba de convencer a los niños es una textura concreta, y en eso podemos ayudarles. La fruta permite muchas formas de preparación, aprovecharlas es el primer paso para ganarse a los más pequeños.
  • Pídele que te ayude a preparar el postre. Nunca falla: si involucras a tu hijo en algo, querrá participar de todo el proceso, y cuando se trata de preparar el postre, el último paso es comérselo. Le encantará hacer de pinche y luego devorar el resultado.