Aumenta el número de ahogamientos por descuidos de los padres mirando el móvil

Comentar: (0)

Compartir:

Aumenta el número de ahogamientos de niños en piscinas

El mejor consejo que podemos dar para prevenir accidentes es: en la playa o la piscina, el móvil sólo para hacer fotos a tus hijos. El mensaje sería no quitarles la vista de encima porque en estos casos sólo unos segundos de despiste pueden ser fatales y están aumentando los accidentes por estar los padres despistados con el móvil.

Las cifras hablan

En España, el número de ahogamientos se ha duplicado en los últimos cinco años. En 2013 hubo 262 accidentes con consecuencia de muerte y esta cifra se ha duplicado hasta alcanzar 539 el año pasado, según la Asociación Española de Técnicos en Salvamento Acuático y Socorrismo (AETSAS).

Este año ya son 20 los menores de edad ahogados y esta “baja” cifra se debe, según los expertos, a la llegada tardía de las altas temperaturas.

 

Piscinas en casa, las más peligrosas

Las piscinas de casa (tanto las privadas como las de la comunidad) sin supervisión son las más peligrosas para los niños, principalmente para los menores de cinco años.

Las piscinas públicas con vigilancia también contribuyen a engrosar las cifras: “las piscinas públicas se utilizan a menudo como 'guardería' de niños con escasa o inexistente supervisión adulta. Recordemos: la responsabilidad de la supervisión de los niños es de los adultos, el socorrista es una capa adicional de protección”, se advierte desde la plataforma www.ahogamiento.com

 

El móvil, en modo avión

“Llevamos muchos años alertando de que el móvil es un elemento de distracción enorme cuando tenemos pequeños a nuestro cargo”, afirma María Ángeles Miranda, consultora en prevención de accidentes infantiles. “Tanto en el caso de los espacios acuáticos, como en el coche: el móvil es mejor dejarlo en modo avión o simplemente olvidarlo. No hay mejor prevención que disfrutar con nuestros hijos en una piscina o en una playa”.

 

Según los expertos, para que disminuya el número de accidentes se han de articular varias “capas de protección”: supervisión adulta; barreras de acceso al agua; dispositivos de flotación homologados; enseñanza de habilidades acuáticas; aprendizaje de la RCP por los cuidadores; etc. de modo que se consiga reducir al mínimo la posibilidad de que ocurra un incidente y, si ocurre, poder detectarlo e intervenir a tiempo.

 

Este verano, cuando tu hijo esté en el agua, el móvil solo para hacerle fotos.

Si te ha interesado este tema, lee el siguiente artículo:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 
5

Average: 5 (1 vote)

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados

Permitir cookies