Aumento de lesiones medulares por tirarse al agua de cabeza | LetsFamily
embarazo
Lesiones por tirarse de cabeza
Actualidad

Aumento de lesiones medulares por tirarse al agua de cabeza

Cuidado en verano

El verano es momento de divertirse, disfrutar del aire libre y, por supuesto, los refrescantes baños en el mar o la piscina. En el caso de la piscina, una de las actividades que más disfrutan los peques es salirse y tirarse una y mil veces: en bomba, sobre una colchoneta o de cabeza.

 

Esta práctica tan común puede resultar peligrosa, ya que los accidentes que se producen tienen consecuencias muy graves. La Sociedad Española de Neurología (SEN) advierte del aumento de las lesiones medulares en los meses de verano debido a las zambullidas de cabeza, que representan el seis por ciento del total que tienen lugar a lo largo del año y alerta de que la mitad de las lesiones medulares ocasionan tetraplejia.

 

Cada año se producen en España 100.000 nuevos casos de traumatismo craneoencefálico (TCE) y una 600 lesiones medulares por accidentes que son más frecuentes en los meses de verano, vinculados a los accidentes de tráfico y las actividades deportivas.

 

Los niños, entre los colectivos de riesgo

Según continua el estudio, dentro de la categoría de “sucesos evitables” se encuentran las actividades deportivas y de ocio y aquí los más afectados son los menores de 30 años, sobre todo de sexo masculino y en los meses de verano.

 

Así, niños y adolescentes son los que con mayor frecuencia se ven afectados por traumatismos craneoencefálicos o lesiones medulares, generalmente por imprudencias a la hora de introducirse en el agua y un 44 por ciento de las lesiones medulares graves por inmersión se producen en la primera visita a una piscina.

 

Tomar precauciones

Para prevenir accidentes, en cuando nuestro hijo empiece a tener interés en tirarse de cabeza a la piscina, debemos enseñarle la forma correcta de hacerlo. Lo primero es asegurarse de que el fondo de la piscina debe ser lo suficientemente profundo como para no golpearnos él cuando nos tiremos.

 

Después, le explicamos que las manos siempre tienen que ir encima de la cabeza, dar un salto y entrar en el agua como una flecha para evitar dolorosos “planchazos”.

 

Otras precauciones

Además de enseñar a los niños a no correr por el borde de la piscina y tener mucho cuidado con las zambullidas de cabeza, hay otras medidas de precaución que nos evitarán problemas:

  • La supervisión del adulto es la principal  medida de seguridad de los niños. No podemos despistarnos mirando el móvil o haciendo cualquier otra cosa. A un niño le hace falta muy poca agua y muy poco tiempo para ahogarse. La consigna es: sencillamente no quitarle los ojos de encima.
  • Los dispositivos de flotación tienen que estar homologados y en buen estado.
  • Los niños deben aprender a nadar cuanto antes.
  • Las piscinas domésticas deben tener sistemas de seguridad que impidan que los niños entren sin supervisión.

 

 

Si te ha interesado este tema, lee el siguiente artículo: