10 trucos para fotografiar bebés » LetsFamily
embarazo

10 trucos para fotografiar bebés

Además cuando crezca, seguro que le encantará verse. Para que nuestras fotos tengan poco que envidiar a las de un profesional, hay unos cuantos trucos que podemos poner en práctica. Como ya contamos con el modelo perfecto, solo falta seguir este decálogo:

 

  1. Luz natural, siempre mejor que la artificial. A ser posible, aprovecha para hacer fotos a plena luz del día para que queden más naturales, y ten presente que la dirección de la luz debe ser frontal o en torno a 45 grados. Si resulta que el tiempo no está para darse un paseo y sacar la cámara, siempre puedes acercarte a una ventana.
  2. La hora perfecta. Todos tenemos nuestro momento del día, ese en el que estamos mejor, más cómodos y relajados, y los bebés no son una excepción. Para ellos, ese momento suele ser cuando ya ha satisfecho sus necesidades (ha dormido y comido, así que está contento).
  3. La ropa, de colores claros. Los colores más claros dan luz al rostro, y aunque te parezca una nimiedad, en el resultado se nota bastante.
  4. Cuantas menos distracciones en el encuadre, mejor. Para que el modelo luzca todo lo guapo o guapa que es, nada como despejar el fondo de distracciones. Puedes ponerlo junto a un peluche o una mantita, pero procura que no haya muchos objetos pequeños a su alrededor, así toda la atención se centrará en él o ella.
  5. Paciencia, la madre de la ciencia. Los bebés notan nuestro nerviosismo si estamos intranquilos, y eso puede hacerles sentir incómodos. Por eso lo mejor es tomarse las cosas con calma y no perder los nervios aunque el bebé se mueva o no “pose” como nosotros querríamos.
  6. Juegos para hacerle sentir bien. Fotografiar niños es un juego del que ellos tienen que participar para disfrutarlo. Por eso lo primero es crear el ambiente para que esté a gusto: ponerle la música que le guste, darle su peluche preferido, hacer esa pedorreta que tanto le hace reír… Después ya podemos hacer fotos.
  7. Captar el momento. Las mejores fotografías son las que captan un gesto que define a quien estamos fotografiando, y para eso hay que tener la cámara lista y ser rápidos. Puede que una fotografía hecha con el móvil en el momento perfecto sea más bonita que toda una sesión con una cámara profesional. Seguramente tendrá menos calidad y no podremos ampliarla a no ser que nuestro móvil tenga una buena cámara, pero aún así merece la pena hacer esa foto en el momento justo.
  8. Ponte a su altura. Para que el resultado sea perfecto tendrás que bajar a su altura, no hacerle la foto desde arriba, y recuerda que un primer plano siempre funciona. ¡Son tan guapos que cuanto más mostremos su cara, mejor!
  9. Sonrisas, solo si surgen. A veces nos empeñamos en que sonría y acabamos obsesionándonos con eso sin darnos cuenta de que una buena foto no tiene por qué incluir siempre una sonrisa. Si se trata de un bebé risueño que se pasa el día riendo, seguramente saldrá sola. Pero si no es el caso la foto quedará igualmente preciosa. Se trata de que nuestro modelo salga bien, no de que salga sonriendo sí o sí.
  10. Déjalo cuando no sea el momento. Puede que el bebé tenga un mal día justo la tarde en que pensábamos hacerle todo un book casero con nuestra cámara. O que por la razón que sea, esté más movido que de costumbre y sea imposible sacarle una buena foto. En esas ocasiones posiblemente lo mejor sea dejarlo para otro día y no empeñarse en algo que no va a funcionar. Seguro que al día siguiente todo sale perfecto.

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros: