5 beneficios de las canciones de cuna

Comentar: (0)

Compartir:

Hay algo en las nanas, o canciones de cuna, que nos transmite serenidad y por eso a cualquier padre o madre le surge el instinto de cantarle una nana a su bebé que llora. Pero, ¿te imaginabas que tienen tantos beneficios? Aquí te enumeramos algunos de ellos.

La música tranquiliza los ánimos

Milenios de evolución –y unos cuantos estudios científicos- demuestran que las nanas son un excelente recurso para tranquilizar a los bebés. Se cree que el típico patrón rítmico de las canciones de cuna tradicionales se asemeja a los sonidos que se escuchan dentro del útero, y que por eso estas canciones ayudan a calmar el llanto del recién nacido. Pero también se ha demostrado que cantarle al bebé ayuda a mejorar el estrés de los padres.

Mayor empatía entre padres y bebé

El cantarle suavecito mientras lo miramos a los ojos es una excelente manera de hacer sentir a nuestro hijo lo especial que es. Nos ayuda a sentirnos más cerca, a confiar el uno en el otro, a acompañarnos y a desarrollar unos lazos de apego cada vez más estrechos.

Recuerdos de la propia infancia

Apostamos a que recuerdas cuando tu madre o tu abuela te cantaban “Arrorró, mi niño” o “Estrellita, ¿dónde estás?”. En efecto, las nanas suelen incorporarse a la memoria a largo plazo, están fijas en los recuerdos más entrañables de la niñez. Cuando tú le cantas a tu bebé, es una hermosa manera de revivir, por un momento, ese bello pasado de tu infancia.

Desarrollo del lenguaje

La repetición de las mismas frases, una y otra vez, ayuda a que los bebés desarrollen el lenguaje, amplíen su vocabulario y sus conocimientos del mundo. A los niños les resulta tranquilizador escuchar las mismas nanas una y otra vez (y lo mismo ocurre con los cuentos).

Conexión cultural

Las canciones de cuna se van enseñando de boca en boca con el correr de las generaciones. Las nanas forman parte de ese repertorio cultural que no solamente nos conecta con las personas mayores de la familia, sino que además nos hermana con otras personas del lugar donde vivimos, nos transmiten valores sociales y nos enseñan acerca de la tradición. Seguramente cuando tu hijo comience a ir al jardín de niños, su maestra cante esas mismas canciones para que todos los pequeños las escuchen y se sientan reconfortados ante las palabras tan familiares.

Por estos motivos, es bueno cantarle a tu bebé, aún desde que está en la barriga. Ya desde las 26 semanas de embarazo el oído del bebé está lo suficientemente desarrollado como para apreciar tu tono de voz y los patrones rítmicos. ¡No dejes de cantarle, incluso si sientes que desafinas!

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados