5 buenas reglas para que los bebés aprendan a comer que les beneficiarán toda la vida

Comentar: (0)

Compartir:

Dicen que nuestros hábitos de alimentación empiezan a fraguarse desde que estamos en el vientre materno, en el embarazo. Seguir estas pautas ayudará al bebé a sentar las bases de una alimentación saludable para toda la vida. 

Los hábitos del bebé respecto a la comida marcarán su forma de comer en muchos aspectos durante su infancia y en la edad adulta. ¿Qué tenemos que tener en cuenta en el primer año de vida para que nuestro hijo vaya haciéndose a una alimentación saludable para siempre? Esto es lo que dicen los expertos:

1.- Nunca obligues a tu bebé a comer. Los bebés regulan ellos mismos su apetito. El estómago de los bebés es muy pequeño, si no quiere comer más, salvo en casos muy concretos (bebés de bajo peso, prematuros) y siempre por consejo del pediatra, no insistas. Todos los bebés saben cuándo están saciados. Algunos hacen tomas muy cortas y seguidas, otros dejan pasar más tiempo entre comida y comida. Y todos se están alimentando perfectamente.

2.- No adelantes la introducción de otros alimentos. La mejor alimentación durante los primeros seis meses de vida es lactancia materna en exclusiva y a demanda. Cuando empezamos con la alimentación complementaria, la leche sigue siendo su alimento principal hasta que cumplen un año. El objetivo es que a los dos años el niño coma de todo, queda tiempo para eso. Es un proceso largo, y pretender adelantarlo puede causarle molestias digestivas.

3.- La hora de la comida debe ser placentera. Si no le gusta comer pescado, o rechaza la fruta, no te agobies, porque transmitirás tus nervios a tu bebé. Da tiempo al tiempo. En los primeros años de vida se establece la relación que tendremos con la comida: es el momento de acostumbrarnos a sentarnos todos a la mesa para comer en familia, charlar de cómo nos ha ido el día, que el niño nos vea comer de todo, apagar la tele y mantenernos alejados del móvil.

4.- Deja que coma con las manos . Olvídate de los triturados. No pasa nada por que el bebé coma un día un puré, igual que vosotros, pero pasarlo todo por la batidora es un error. Ponle en el plato trozos pequeños de comida blandita que pueda agarrar con las manos (pollo, zanahoria cocida, guisantes…) y llevársela él mismo a la boca. No es necesario que le hayan salido los dientes para que comience a aprender a masticar.

5.- Evita en lo posible el azúcar. No le des galletas, dale pan de calidad, arroz hervido o pasta. Evita los zumos, contienen mucho azúcar e incluso los naturales carecen de la fibra que asegura una absorción de la fructosa más lenta que sí les proporciona, sin embargo, la fruta en trozos. Las papillas industriales para bebés y los potitos llevan azúcar por su poder de conservación de los alimentos y porque resultan más sabrosos (y cualquier conserva que compres, como el tomate frito de bote). Incluso las papillas de cereales etiquetadas como “sin azúcar” contienen cereales sometidos al proceso de dextrinación, que convierte los almidones en azúcares y así… los niños se van acostumbrando desde bebés a unas cantidades de azúcar inasumibles en una dieta saludable. Cuanto más casera sea la comida que ofreces a tu bebé, mejor será para él.

 

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 
5

Average: 5 (1 vote)

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados

Permitir cookies