5 momentos para disfrutar de tu bebé recién nacido

Comentar: (0)

Compartir:

5 momentos para disfrutar de tu bebé recién nacido

Es cierto que los primeros días en casa con tu bebé pueden ser caóticos. Pero también es verdad que los recién nacidos son adorables, y que esta edad dura muy poquito tiempo, ya que en pocas semanas habrán cambiado mucho. ¡No dejes de atesorar los ratos que pasas con tu hijo recién nacido! Aquí te recomendamos algunos para recordarlos por siempre.

El momento en que se tranquiliza contigo

Es algo instintivo: ni bien nace, el bebé llora su llanto desgañitado, asustado e incómodo ante las luces fuertes y el aire frío que reemplazan el ambiente seguro del que acaba de emerger. Pero, ¡qué dicha cuando lo apoyan sobre tu cuerpo! Basta volver a escuchar tus latidos y sentir tu olor para que el pequeño se tranquilice y deje de llorar. Y sentir su cuerpito tibio entre tus brazos es la mejor recompensa para ti después del parto.

Verlos dormir en tus brazos

Nada como sostener el cuerpecito de tu pequeño mientras este se entrega plácidamente al sueño. Los recién nacidos pueden dormirse en las circunstancias más inesperadas, porque les alcanza con estar bien alimentados y bien cuidados por ti para sentirse a salvo.

Poder llevarlos en un fular

Ya desde sus primeros días de vida puedes acostumbrarlos al porteo. De hecho, los defensores de la crianza con apego sostienen que el llevar al bebé bien pegado al cuerpo de su mamá es la mejor manera de tenerlos tranquilos. Para los primeros meses, te recomendamos probar el fular elástico, que se adapta a la curvatura natural de su cuerpo.

El primer baño

Una vez que a tu pequeño se le haya desprendido el cordón umbilical, podrás bañarlo. Lo mejor es hacerlo muy suavemente, mojando despacio en agua tibia al bebé y no prolongando el baño si tu hijito se muestra incómodo o molesto. Tampoco es necesario que los bañes cada día. No te preocupes, que de a poco irá encontrando placer en el agua. Por ahora, disfruta de acariciar su piel tan delicada y suave y de secarlos lentamente con su toalla.

La primera vez que te buscan con sus ojitos

Puede que al principio dudes de que el bebé te reconozca, pues de muy pequeño no sonríe ni te tiende los brazos. Pero la primera vez que tu hijo escucha tu voz desde el otro extremo de la habitación y puedes apreciar cómo mueve su cabecita en tu dirección, ¡sentirás que te invade una emoción inmensa!

¿Qué otros instantes especiales has compartido con tu hijo recién nacido?

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados

Permitir cookies