5 motivos por los que tu hijo no quiere dejar el pañal » LetsFamily
embarazo

5 motivos por los que tu hijo no quiere dejar el pañal

Tienen miedo

Algunos pequeños le tienen temor al orinal, y más aún al lavabo. Ponte en sus zapatos: se trata de algo que parece un asiento pero en realidad es un gran agujero con agua debajo, y cada vez que algo cae en ella hace un fuerte ruido. No lo fuerces a usarlo, más bien haz del orinal un compañero de juegos: colocarle juntos unas pegatinas, o permitir que tu niño se siente en él vestido mientras leen juntos su libro preferido, todo ello puede hacer que vaya perdiéndole el miedo.

Quieren mantener el control

¿Has visto cómo tu pequeño de dos o tres años quiere hacer las cosas solo, y a su manera? Si vestirlo, salir de casa o acostarlo por las noches pueden ser una verdadera lucha… bien, lo mismo ocurre con el orinal. Si ya puede avisar cuando quiere hacer pipí, si sabe subirse y bajarse las bragas pañal, y aún así se niega a ir al baño cuando se lo pides, puede ser su manera de tener la situación fuera de tu control.

Están demasiado ocupados

Uno de los motivos por los que los niños se resisten a dejar sus pañales para ir al baño es que no les gusta interrumpir sus actividades: es mucho más entretenido hacer una fiesta del té con sus muñecas, levantar una torre con los bloques o colorear las paredes de su cuarto que ir a hacer el número uno o el número dos…

Hay algún motivo médico

Un niño no querrá hacer sus necesidades si ello le causa dolor o molestias: un culete paspado o, peor aún, estar estreñidos, puede hacer que ir al baño le resulte doloroso. Y por eso se resiste hasta que no le queda más alternativa. Puedes ayudar a tu niño con lociones para las paspaduras, y añadiendo más líquidos y alimentos ricos en fibra a su dieta para evitar “atascos”.

Aún no están listos

Tal vez no es que tu niño no quiera dejar los pañales, sino que todavía no ha alcanzado la madurez para hacerlo. Si comenzaste el entrenamiento por tu propia conveniencia, antes de que el niño manifestase señales de estar listo, o si el pequeño está atravesando por una etapa de cambios (mudanzas, el nacimiento de un hermanito, un cambio de guardería), lo mejor será no forzarlos, volver a los pañales e intentarlo de nuevo dentro de un tiempo.

 

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros: