5 señales para distinguir si tu bebé es de alta demanda

Gravatar LetsFamily
letsfamily -
02/02/2024 - Tiempo de lectura 5 mins
bebe alta demanda

Este artículo trata de:

Bebé de alta demanda
Señales para reconocerlos
Consejos para criarlos

¿Tu pequeño solo tolera estar en tus brazos, reclama constantemente el pecho, duerme poco y suele estar irritable? Quizá es porque tu hijo es un bebé de alta demanda.

Una demanda siempre constante

El término “bebé de alta demanda” proviene de William Sears, el mismo pediatra norteamericano que propulsó la crianza con apego. Sears utiliza este concepto para referirse a determinados bebés que parecen estar en un estado constante de alerta, y que siempre tienen algo que reclamar: que los cojan más en brazos, que los alimenten con mucha frecuencia, que los estimulen de diferentes maneras. Nada parece calmarlos por mucho tiempo, y para los padres de estos niños la crianza puede tornarse muy dura.

Características generales de un bebé de alta demanda

Los padres describen a sus bebés de alta demanda de la siguiente manera:

  • Son muy intensos.
  • Expresan desmesuradamente sus emociones, tanto la alegría como la tristeza, el enojo o la frustración.
  • Resulta muy difícil calmar sus arranques de llanto y lo que un día parece funcionar, al día siguiente ya no sirve, por lo que hay que estar ideando nuevas estrategias.
  • Especialmente difíciles son las noches, ya que estos bebés son muy activos y duermen muy poco –incluso comparándolos con otros bebés de la misma edad- despiertan con frecuencia y es una lucha que tomen una siesta.
  • Necesitan estar en constante contacto físico, en especial con su madre, y no se sienten cómodos en una mochila portabebés, en un cochecito ni mucho menos en la cuna.
como es el bebe de alta demanda

5 señales para reconocer a un bebé de alta demanda

Lo descrito anteriormente sirve como visión algo más general para saber como son estos bebés, sin embargo, podemos bucear un poco más en su personalidad para poder reconocer a los bebés de alta demanda a través de cinco señales:

Hiperactividad

Los bebés de este grupo están en un permanente estado de alerta, perceptible incluso en su tono muscular. Incluso cuando están acostados se agitan y se mueven con frecuencia, y cuando aprenden a desplazarse no permanecen mucho tiempo en ningún lugar. Son bebés que no paran nunca, que siempre están necesitados de nuevos estímulos.

Necesidad permanente de contacto

Todos los bebés aman ser cogidos en brazos y, en lo posible, dormirse de la misma manera. Sin embargo, los bebés de alta demanda únicamente toleran estar en brazos: no puedes ponerlos en la cuna, en el cochecito o en la silla del coche sin que irrumpan en un ataque de llantos y gritos. Esta necesidad de contacto físico con sus padres (en especial con mamá) es permanente, tanto de día como de noche.

El bebé de alta demanda come mucho y duerme poco

Los bebés de alta demanda reclaman constantemente el pecho (o el biberón). Alimentarse es más que una función nutritiva para ellos, ya que los tranquiliza y los calma. Si tienes un bebé de alta demanda lo mejor que puedes hacer es darle el pecho cada vez que lo pida. No corres el riesgo de sobrealimentarlo, ya que tu cuerpo es sabio e irá regulando la consistencia y las características de tu leche para adaptarlas a los requerimientos del bebé.

Por otro lado, son niños que duermen muy poco. A veces se muestran especialmente irritables y necesitados de una siesta, caen dormidos por diez o quince minutos, y despiertan listos para seguir al trote por cuatro horas más. También son frecuentes sus despertares nocturnos.

Malhumorados e hipersensibles

Cualquier bebé puede tener un mal día. Pero con estos bebés, los malos días son mucho más frecuentes que los buenos: demuestran una permanente sensación de insatisfacción y siempre tienen algo que reclamar. Por otro lado, son muy sensibles al entorno: se asustan o se molestan por los ruidos fuertes, las luces estridentes, los olores, los sabores…

El bebé de alta demanda es impredecible

Finalmente, se dice que los bebés de alta demanda no siempre responden bien a las rutinas, que suelen ser tan útiles para tranquilizar a otros bebés. Lo que un día funciona para calmar al bebé, al día siguiente falla. Es muy difícil idear estrategias para lidiar con estos pequeños… más que armarse de paciencia y de amor.

¿Cumple tu hijo con al menos cuatro de estas características? Es posible que sea un bebé de alta demanda.

la crianza de un bebe de alta demanda

¿Cómo sobrellevar la crianza de un bebé de alta demanda?

Quizá ahora ya sabes que tu bebé es de alta demanda. La siguiente pregunta es que puedes hacer para sobrellevar mejor esta etapa de la crianza. Aquí te damos algunos consejos.

Acepta a tu bebé como es

Tú no tienes la culpa por tener un bebé de alta demanda. Haz oídos sordos a quienes te dicen que lo estás malcriando o que deberías dejarlo llorar. Cuanto antes aceptes que tu bebé es así, antes podrás relajarte y aprender a disfrutar del tiempo con tu hijo. La alta demanda no es una enfermedad, sino la capacidad por encima de lo normal de aprender, de estar ávidos por nuevos estímulos y por contacto. Al crecer, esas mismas características que hoy nos cuesta sobrellevar, serán algo muy positivo en la personalidad del niño.

Responde lo antes posible

Tu bebé no demanda por capricho, sino por necesidad. Con su llanto requiere tu atención. Cuanto antes respondas (cogiéndolo en brazos, dándole el pecho, hablándole, etc.) antes aprenderá tu bebé que puede contar contigo. De a poco, su ansiedad se irá calmando cuando sepa que sus demandas son satisfechas.

Busca ayuda

Para sobrevivir a este primer año con un bebé de alta demanda es muy importante que cuentes con uno o más pares de manos extra. Si tu bebé no quiere estar en brazos de nadie más que tú, los abuelos o un/a amigo/a pueden ayudar de otras maneras: cuidando de tu hijo mayor, haciendo algunas tareas domésticas o preparando la comida.

Prioriza la atención hacia tu hijo

La crianza de estos bebés ya de por sí demanda muchísima energía, es importante que no te agobies con tareas innecesarias. Además, como estos bebés toleran muy mal las separaciones, en el caso de que los ingresos de tu hogar lo permitan, haz lo posible para permanecer el mayor tiempo posible junto al niño. Posterga todo lo que puedas tu reincorporación al trabajo, es lo que te permitirá criar con la mayor tranquilidad a tu bebé, recuperar algunos ratos de sueño y no enloquecer en el intento.

Opta por la crianza con apego

Quienes saben del tema suelen recomendar la lactancia a demanda, el porteo con un fular (para que el bebé esté bien pegadito al cuerpo de la mamá) y el colecho. Todas estas herramientas resultan particularmente beneficiosas cuando el bebé es de alta demanda.

Sed conscientes de que no es algo malo

Finalmente, también es bueno ser consciente de que si bien los bebés de alta demanda crecen para convertirse en niños de alta demanda, esto no es necesariamente algo malo: suelen ser muy inteligentes, volcados hacia lo que los entusiasma, y convierten esa necesidad de estímulos en sana curiosidad, perseverancia y constancia. No hay que confundir la alta demanda con la hiperactividad infantil, ya que los primeros son niños que sí pueden pasar mucho tiempo concentrados en algo que capte su interés.

Fuentes

  • Alta Demanda
  • Criar con Sentido Común

 

Gana una canastilla con productos imprescindibles para tu bebé. Sorteamos 30 cada mes.

¡CONSIGUE LA TUYA!

¿Te ha gustado el artículo?

Índice de contenidos