6 motivos por los que elegir una madre de día

Comentar: (0)

Compartir:

Las madres de día son una opción cada vez más demandada entre las madres y padres que necesitan sistemas de conciliación familiar y laboral pero no quieren renunciar a un cuidado cercano y personalizado para sus hijos.

No existe “el sistema perfecto” para resolver el tema de la conciliación familiar. Ni para dejar a tu pequeño al cuidado de otra persona cuando vuelves al trabajo. Cada familia tiene que encontrar su propia solución: una escuela infantil, una cuidadora, los abuelos…

¿Crees que la opción de la madre de día puede ser la mejor para tu bebé de 0 a 3 años? Estos son los motivos que más pesan en los padres que recurren a ellas:

1.- Tu hijo está en un ambiente más familiar. La madre de día acoge a los niños en su propia casa y no cuida a más de cuatro niños a la vez. Eso hace que el trato sea más personalizado que en una escuela infantil y el vínculo entre el niño y la persona que le cuida, más estrecho.

2.- La madre de día es una persona formada. Para ejercer como tal, debe tener titulación de magisterio infantil (F.P. o grado), pedagogía o psicología. Se aconseja además que tenga el título oficial de manipulador de alimentos y de primeros auxilios. Muchas de ellas han hecho formaciones específicas con sistemas de educación como el Waldorf o el Montessori.

3.- El estilo de pedagogía de las madres de día intenta respetar los tiempos y el ritmo evolutivo y de aprendizaje de cada niño. La filosofía de la crianza respetuosa, sin imponer horarios ni actividades a los pequeños, potenciando la autonomía individual, subyace detrás de este sistema de educación “en casa”.

4.- La madre de día tiene un proyecto educativo integral, no se limita a cuidar de que las necesidades básicas del niño estén cubiertas.

5.- La casa de la madre de día está adaptada a las necesidades de los niños. Las asociaciones de madres de día han ido estableciendo unos requisitos para los domicilios en los que se ofrece este servicio: hay tres áreas diferenciadas (una para comer o jugar, otra para el descanso y otra para el aseo) que deben cumplir todas las normas de seguridad: enchufes protegidos del alcance de los niños, suelos antideslizantes, espacio suficiente para que los pequeños se puedan mover con libertad, mobiliario adaptado, materiales estimulantes y atractivos, posibilidad de salir a un jardín o un parque cercano…   

6.- Puedes tener más flexiblidad horaria. Puede que no quieras llevar a tu hijo de lunes a viernes a una escuela infantil, sino solo unos días. O que desees adaptar la hora de entrada a la hora a la que se despierta tu pequeño. O que solo lo necesites para unas horas de la tarde. Aunque tienen sus rutinas, las madres de día suelen adaptarse más a ciertas necesidades de flexiblilidad horaria que otros sistemas.

 

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 
5

Average: 5 (1 vote)

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados

Permitir cookies