A demanda no significa cuando llore ni normalizar todo. A demanda es a demanda. » LetsFamily
embarazo
A demanda no significa cuando llore ni normalizar todo

A demanda no significa cuando llore ni normalizar todo. A demanda es a demanda.

Muchas personas creyeron que los bebés necesitaban comer de forma cronometrada, es decir, cada tres horas y diez minutos en cada pecho. Sin embargo, esto no es así. No hay que darle el pecho con exactitud.

Esto no es darlo a demanda, pues dar el pecho a demanda es cuando el niño lo pida. No hay que mirar el reloj, no hay que fijarse a qué hora fue la última toma. Si el niño pide el pecho cuando, supuestamente no le toca, se lo volvemos a dar, porque eso es la demanda. No sabemos cuántas veces va a pedir el bebé el pecho ni cuánto tiempo estará mamando. Para entender esto, lo mejor es conocer los tres mandamientos de la lactancia a demanda:

  • El bebé mama cuando quiere.
  • Puede estar todo el tiempo que quiera en el pecho.
  • Puede tomar el segundo pecho o no hacerlo.

Es muy importante saber que no siempre el niño llora cuando tiene hambre ni solo llora para pedir de comer. Es decir, primero, puede llorar por más razones y no solo por comer.

Segundo: el bebé llora como último recurso para pedir de comer ya que antes habrá mostrado su hambre de otras formas: despertándose si está dormido, haciendo el movimiento de succión o girándose hacia los lados intentando buscar el pecho. Es en este momento cuando tenemos que estar atentas: quizás ahí quiera mamar y tenemos que estar atentos e intentar ponerle el pecho.

Por otro lado, tampoco es necesario despertarle mientras está durmiendo para que mame: puede comer dos veces en media hora y pasarse cinco horas sin hacerlo.

Esto, sin embargo, sí que tiene una excepción y es cuando el niño no gana peso o incluso pierde. Para ello, lo mejor es intentar aumentar las tomas y estar atentos a los gestos que pueden mostrar hambre y, estos gestos, como hemos dicho, no solo son llorar. Habrá veces en los que sea necesario despertarles (si no ganan peso).

Es conveniente que los primeros días, el bebé tome el pecho diez veces, sin embargo, tampoco pasa nada si lo hace seis u ocho, mientras que esté cogiendo peso.

En cuanto al tiempo que el bebé está mamando, también es variable. Probablemente, al principio esté más tiempo, hasta quince o veinte minutos pero con el tiempo irá cogiendo más fuerza y succionará más rápido, por lo que la toma será mucho más corta. ¡Hay niños que son capaces de tomar un pecho en menos de cinco minutos!

Tampoco es necesario que tome los dos pechos seguidos y la única forma de saberlo es ofrecérselo. Si no lo quiere, no va a mamar por mucho que insistamos.

Por último, hay que saber que a demanda no es normalizar todo. Si el pecho duele hay que acudir al médico; si el bebé mama mal, también podemos ver por qué es, ya sea porque tenga demasiado frenillo o porque le cueste más succionar.