Angioma en el recién nacido » LetsFamily
embarazo

Angioma en el recién nacido

“Tiene forma de fresa, a que mamá quería fresas y se quedó sin comerlas”, dicen las abuelas. La tradición las atribuye a los antojos no satisfechos durante el embarazo, pero esto no tiene rigor científico. En realidad se trata de malformaciones vasculares o tumores benignos, que no suelen revestir de ninguna gravedad.

¿Qué tipo de angiomas existen?

No todos los angiomas son iguales. Algunos tienen relieve, como los angiomas en fresa o los cavernosos. Otros son planos, como los “picotazos de cigüeña” que suelen aparecer en el rostro de los niños, o las manchas mongólicas (llamadas así por el país Mongolia, donde aparecen entre sus habitantes con frecuencia), localizadas en la espalda o en las nalgas y de un tono más bien azul.

¿Cómo evolucionan los angiomas?

Más allá de que la mancha tenga relieve o no, y de su coloración específica, por lo general su evolución suele ser la misma: aparecen al nacer, o al poco tiempo de nacido el bebé, experimentan una fase de crecimiento que dura unos meses, luego se estancan en su tamaño (lo que puede durar años) y desaparecen poco a poco por sí solos, sin necesidad de tratamiento. En algunos bebés se borran antes del año, pero hay niños que aún los tienen alrededor de los 5 o 6 años.

¿Cuándo requieren una consulta médica?

Si tu bebé nace con un angioma probablemente su pediatra quiera seguirlo y observarlo de cerca para estar al tanto de su evolución. Sin embargo, rara vez decida tratarlos, salvo por cuestiones estéticas. También puede ser necesario intervenir en un angioma que crece en lugares como los párpados, la boca o los oídos, para que no generen complicaciones.

Si observas que el angioma de tu bebé sangra o se ulcera (lo que ocurre, a veces, con manchas que aparecen en zonas que el bebé chupa, como sus manitas o pies, o en la zona de los genitales, que tiende a irritarse con los pañales) también debes acudir al médico.

¿Nació tu bebé con alguna mancha de nacimiento? Ya sabes que no debe ser motivo de preocupación.

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros: