Cómo aprende a sentarse el bebé » LetsFamily
embarazo
Como aprenden a sentarse los bebés

Cómo aprende a sentarse el bebé

Un logro muy importante para los bebés es la conquista de la posición de sentados: les permite ver el mundo desde otra perspectiva (más similar a la nuestra) y les da mayor libertad de movimientos con las manos. Sin embargo, muchas personas tratan de acelerar esta posición en sus hijos antes de que ellos estén del todo preparados, y puede traer consecuencias negativas.

¿Sentarse por sí solo o permanecer sentado?

Observarás que la mayoría de los bebés puede permanecer sentado desde muy pequeños si cuentan con el apoyo adecuado (como la sillita del coche, o el carrito para pasear), y que muchos padres sientan a sus bebés antes de que ellos mismos conquisten por sí solos la posición. En efecto, para el bebé es más sencillo estar sentado que sentarse. Sin embargo, los traumatólogos afirman que nadie debería forzar al bebé a sentarse antes de tiempo, ya que con ello puede desarrollar malas posturas y problemas de columna. En general, los bebés alcanzan por sí solos la posición de sentados entre los 7 y 10 meses (algunos incluso aprenden antes a gatear y a desplazarse que a sentarse).

Señales de que está listo

¿Cómo saber si tu bebé está preparado para sentarse? Lo primero que debe ganar es el control cefálico: mantener erguida su cabecita y poder sostener el cuello derecho cuando lo tomes en brazos. Es un requisito sin el cual ni siquiera deberías pensar en introducir alimentos sólidos en la dieta de un bebé. Más adelante, el bebé aprende a rodar, pasando de estar tumbado de espaldas a echado sobre su barriguita. Por esta época es cuando puedes comenzar a estimularlo por medio de juegos para ayudarlo a fortalecer su musculatura abdominal y dorsal, lo que más adelante le permitirá estar sentado.

La importancia del movimiento libre

Hay una corriente en crianza infantil que aboga por permitirle a los bebés alcanzar todos los hitos de desarrollo por sí mismos, y que en este sentido rechaza que se le “enseñe” a sentarse a un bebé. El juego libre es todo lo que un bebé necesita para ir conquistando los hitos en su movilidad gruesa. En efecto, al permanecer mucho tiempo tumbado sobre sus espaldas con las piernitas en el aire, nuestro hijo está fortaleciendo la misma musculatura que más adelante le permitirá sentarse.

Precauciones a tomar

Con los bebés que no controlan del todo los músculos del cuello es fundamental no forzarlos a sentarse. Insistimos: la mejor posición para ellos es tumbados en el suelo o en otra superficie donde puedan estar sin peligro de caerse. Incluso cuando un bebé ya puede sostenerse sentado, apoyarse con sus bracitos para delante (haciendo “el trípode”) o permanecer sentado unos minutos sin apoyo, es importante que los rodeemos de cojines o almohadas para evitar que se golpeen si se caen. Y nunca deberían permanecer sentados en su trona o en un sofá sin estar debidamente sujetos, porque una caída desde esa altura puede ser muy peligrosa.