Aprendiendo a escribir — Lets Family

Aprendiendo a escribir

Tu niño te entrega un folio garabateado, te clava la mirada y sonríe: “Lee lo que he escrito”. Ya puedes poner a funcionar tu imaginación, porque como no adivines lo que ha intentado trazar, su enfado está garantizado. Aunque aún no sepa escribir, las ganas de hacerlo es el primer paso. En Educación Infantil, primero aprenden a reconocer las letras y poco a poco van aprendiendo a trazarlas. Todo un laborioso proceso para nuestros hijos.

Aprender a escribir requiere una madurez psicológica, pero paralelamente hay que trabajar lo que se denomina la “psicomotricidad fina”, la destreza de dedos y manos.

Actividades para trabajar la psicomotricidad fina

Hay muchas cosas que puedes hacer en casa para ayudarles a afinar sus trazos.

  • Pintar es una actividad estupenda para que sus dedos cojan fuerza. Ten en casa distintos tipos de pinturas para que puedan experimentar con materiales diversos: ceras blandas, acuarelas, pinturas de dedos…
  • Hacer figuras con plastilina les encanta y es buenísimo a esta edad.
  • Elaborar pulseras y collares con abalorios no muy pequeños suele encantarles y es muy bueno para que vayan teniendo cada vez más habilidad.
  • Jugar a las canicas también es recomendable para estimular la fuerza y la puntería de los dedos.
  • Y por supuesto jugar a escribir, aunque sólo garabatee, alimentará sus ganas de lograrlo: podéis escribir juntos la lista de la compra, un recado que dejáis por escrito a alguien de casa y practicar con su nombre y el de los miembros de la familia.

Despertar su interés por la escritura es el primer paso y el más importante, poco a poco irá adquiriendo la habilidad y la madurez necesarias para lograr hacerlo. En el momento menos pensado te encontrarás debajo de la almohada una nota para ti y esta vez sí lograrás entenderla.