Beneficios del juego

Comentar: (0)

Compartir:

Madre besando a su bebé

El juego debe ser una actividad obligatoria en el desarrollo del niño. Sin juego no hay infancia. Aprendamos y enseñemos a jugar a nuestros hijos empleando la imaginación.

Desde los primeros meses de vida, el bebé intentará provocarnos con risas y muecas, es una forma de llamar la atención para hacernos notar que están ahí y que necesitan que les correspondamos con carantoñas y arrumacos, es una forma de jugar típica para esta etapa tan temprana de la vida.

A lo largo de la infancia, la forma de jugar va cambiando conforme el niño va creciendo. Al principio pasamos por una fase en la que el niño necesita compartir el juego con una persona adulta ya sean los padres, los maestros o cualquiera que comparta tiempo con él. Conforme va madurando, su capacidad de poder jugar aumenta, puede inventarse cualquier tipo de juego con cualquier cosa o bien utilizar juguetes que le ayudarán a desarrollar su imaginación.

El juego es una actividad que además de divertir al niño le aporta otros beneficios como son, desarrollar su imaginación y creatividad, satisfacer sus necesidades de afecto con la persona que lo comparte, desarrollar su condición física, compartir con amigos y finalmente darle confianza en sí mismo.

Existen muchas formas de jugar y todas reportan beneficios a los niños. Según las edades podemos hablar de juegos de ejercicio que consisten básicamente en repetir una acción una y otra vez mediante por ejemplo sonajeros, pelotas, etc. Es el juego típico de los lactantes. Más adelante observamos los juegos simbólicos en los que desarrollan la capacidad de imitación hacia actividades que realizan los adultos. juegan a papás y mamás, a ser médico, a ser cocinera, etc. y en otros casos imitan héroes como Superman para demostrar su fortaleza. En tercer lugar tenemos los juegos de ensamblaje en lo que ya incluimos juguetes con componentes de piezas para montar. Y por último tenemos el juego de reglas en el que ya existen reglas o normas para conseguir el objetivo del juego.

El juego es una actividad natural de inicio en la primera infancia que se produce por la necesidad de tener un contacto afectivo y social. Es fundamental para el desarrollo intelectual del niño, para que aprenda a compartir jugando, a saber ganar y perder. Le va a dar coordinación y destreza en sus movimientos.

Los juegos que se soportan en nuevas tecnologías o los videojuegos utilizados adecuadamente, seleccionando los contenidos y limitando el tiempo de uso, pueden favorecer capacidades y destrezas como la atención, la coordinación, el control, pero restrinjamos su uso ya que si son utilizados de forma abusiva pueden provocar alteraciones del comportamiento y del sueño, agresividad, soledad y en algunos casos alteraciones de la visión. Se pueden utilizar pero con moderación. Vigilemos y compartamos el juego con nuestros hijos. Es una etapa en la vida que desaparece y es una pena el perdérsela.

 

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 
5

Average: 4.5 (4 votes)

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados