Chupete: manual de uso » LetsFamily
embarazo
Chupete: Manual de uso

Chupete: manual de uso

El chupete es un compañero inseparable para la mayoría de los niños. Ese vínculo comienza a los pocos días de nacer. ¿Existe un manual de uso del chupete?

Los niños no succionan solo para comer

El instinto de succión es innato en los bebés, y no está relacionado únicamente con la necesidad de alimentarse. De hecho, el feto ya se chupa el dedo en el vientre materno, cuando recibe todos los nutrientes que necesita a través del cordón umbilical, y la lactancia no nutritiva forma parte de la vida de todos los bebés alimentados al pecho.

¿Es necesario o imprescindible el chupete?

No, y de hecho hay niños que no lo usan nunca, lo que no significa que no succionen para tranquilizarse, bien el pecho de su madre, bien su propio pulgar o un trocito de tela.

Pero cuando lo usan, a la mayoría de los bebés este objeto les tranquiliza y les proporciona consuelo.

¿Cuándo empezar a utilizar el chupete?

Los pediatras advierten de que es necesario esperar a que la lactancia esté bien asentada. Es decir, en los primeros días de vida del recién nacido, ofrecerle un chupete puede “despistar” e interferir en la lactancia. Si sientes que tu leche es insuficiente, tienes grietas o crees que tu bebé “no se agarra” bien al pecho, es preferible no ofrecerle un chupete todavía. ¿Cuándo ha llegado el momento? Pues depende de cada niño y de cada madre. Hay expertos que recomiendan dejar pasar el primer mes de vida y otros que dicen que, si a los diez días la lactancia está bien instaurada, no hay ningún problema en ofrecérselo.

Cómo dar el chupete

Que el “tete” responda con eficacia a la necesidad de succión no nutritiva del bebé no significa que cubra todas las necesidades que soluciona el pecho. No te olvides de sujetar a tu bebé en brazos, en tu regazo, en contacto con tu piel, tus mimos y tu olor: el chupete no es un sustituto de mamá.

Tampoco tiene sentido acostumbrar a los niños a tener siempre un chupete en la boca: es preferible utilizarlo solo como un recurso cuando esté intranquilo.

Adaptado a su edad

Existen varios tipos de chupetes: de látex, de silicona, de diferentes tamaños… Es importante elegir un modelo homologado y cuyo tamaño y características se adapte a la edad del bebé, lo que significa que iremos cambiando de modelo a medida que nuestro peque crezca.

Otra recomendación frecuente es alternar distintos chupetes para que el niño no se acostumbre solo a “su” chupete, ya que se deterioran y hay que cambiarlos con frecuencia, cada mes y medio o dos meses como mucho, y es preferible que no acuse el cambio.

Higiene

Antes de estrenarlos, es necesario esterilizar todos los chupetes y, una vez están en uso, deben  permanecer en su funda cuando no se están utilizando y esterilizarse con frecuencia, incluso varias veces al día si está malito o malita.

Seguir utilizando uno que esté dañado es otro de los errores en el uso del chupete que no debemos cometer: en cuanto esté opaco hay que cambiarlo.