​Cinco beneficios de darle masajes a tu bebé

Comentar: (0)

Compartir:

masaje bebe beneficios

Cuando masajeamos a nuestro bebé le estamos haciendo tomar conciencia de su cuerpo, le ayudamos a expulsar los gases y a calmarse. ¿Algo más? Pues sí, que es todo un placer tanto para el que da el masaje como para el que lo recibe. Aquí explicamos cinco razones por las que deberías masajear a tu peque

1. Una forma de comunicación

Cuando acaricias la piel de tu bebé estás comunicándote con él sin palabras. Las miradas, las sonrisas, las caricias... es un lenguaje en el que no hace falta decir nada. Puede que al principio el peque esté nervioso y, poco a poco, veas cómo sus músculos se van relajando. O también cómo, con los movimientos de su cuerpo, te vaya diciendo lo que le gusta y lo que no. ¿Prefiere las caricias o una suave presión? ¿le gustan o le incomodan las cosquillas? Los masajes son una manera estupenda de conocer cómo es nuestro pequeño.

2. Tranquilidad

Cuando un recién nacido sale del espacio húmedo y angosto del útero a nuestro mundo, la adaptación es difícil. Todavía no tiene conciencia de su cuerpo y por eso necesita tanta contención; sentir, en brazos de mamá o pegado al borde de su cuna, que el mundo tiene límites para sentirse protegido. Los masajes les ayudan a tomar conciencia de los límites de su cuerpo, el paso previo a empezar la exploración del mundo a través del tacto.

3. Ayuda con los problemas intestinales

A muchos bebés que sufren de gases o los temidos cólicos les funcionan muy bien los masajes en la barriguita. Los más comunes para estos problemas se dan en forma de círculo (haciendo leve presión y en el sentido de las agujas del reloj) en la barriguita y también levantándoles las piernas y ejerciendo presión sobre la tripa. Recuerda que no hay que hacérselos antes o después de comer. Busca un momento en el que esté tranquilo.

4. Le relaja para dormir

A los peques les encantan las rutinas y nunca es demasiado pronto para iniciar rituales que le permitan predecir lo que va a pasar y le aporten seguridad. Un masaje suave antes de dormir puede ser el complemento perfecto para predisponer al peque a un sueño reparador. Además, así le vamos enseñando a distinguir la noche del día.

5. Es todo un placer

Además de todos los beneficios que hemos enumerado, los papás no nos cansamos de masajear a nuestros peques porque acariciar esas piernas rollizas y esa piel tan suave es todo un placer tanto para nosotros como para ellos. El contacto piel con piel es fundamental para el desarrollo de los peques. De hecho, hay estudios que hablan de las importantes consecuencias negativas que tiene el crecer en un ambiente falto de afecto y contacto físico. Cuando tocamos a nuestro bebé con ternura le estamos transmitiendo todo nuestro amor y diciéndole sin palabras que le queremos y que es importante y valioso, algo fundamental para su autoestima.

Si te ha interesado este tema, lee el siguiente artículo:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados

Permitir cookies