Cinco trucos para hacer más fácil la llegada de tu bebé » LetsFamily

Cinco trucos para hacer más fácil la llegada de tu bebé

Por eso, con estos 5 trucos conseguiremos que ellos se encuentren más a gusto y puedan llevar mejor ese gran cambio:

1. Nada más nacer algunos especialistas recomiendan que no se usen las manoplas para sus manos, la explicación es porque durante la gestación el bebé ha estado en continuo contacto con ellas, ya que les ayudaba a ubicarse y a explorarse. Tras en el nacimiento lo primero que hacen es volver a reproducir este comportamiento, sintiéndose extraños al tener algo entre sus manos que le impide sentir lo que existe a su alrededor.

2. Una de las posiciones preferidas de algunos bebés es ponerse al final de la cuna hasta pegar su cabeza con la pared de ésta. Esto lo hacen porque al final del embarazo el bebé adquiere una posición cefálica y constantemente ejerce una presión con su cabeza y la pelvis de su madre. Por lo tanto, cuando nacen buscan el final de la cuna para así sentirse más seguros.

3. El olfato es uno de los sentidos que desarrollan en el interior del vientre materno, por eso el bebé es capaz nada más nacer de encontrar el pecho de su madre guiado por su olfato. Por lo tanto, algo que también puede tranquilizarle en un momento dado, es alguna prenda que huela a su madre y le pueda hacer sentir que no está sólo.

4. Pensemos que el bebé mientras está en el interior de su madre siempre viaja acompañado y es normal que cuando nazcan y se encuentren solo en la cuna, con olores, ruidos y luces diferentes a lo que él conoce se asuste y llore. Un sonido familiar puede ayudarle a calmarse, por ejemplo alguna música que se le haya puesto durante su gestación o el latido de un corazón ya que es muy familiar porque se parece al de su mamá.

5. Es cierto, que en el interior del vientre materno, el bebé es capaz de parpadear e incluso de poder distinguir algunos cambios de luces intensos. Pero la mayoría de su tiempo está totalmente a oscuras. En el momento de su nacimiento, la luz intensa le molesta y asusta, por ello un ambiente con una luz tenue y suave le tranquilizará y le relajará mucho más.

Con estos consejos el bebé se sentirá más cómodo y familiarizado con su entorno. Pero en caso de que llorara, no dudéis en cogerlo y ponerlo cerca del pecho susurrándole y hablándole porque lo que muchas veces necesita es sentirse protegido y no encontrarse solo.

“La ansiedad es el miedo mal controlado de niños que lo sintieron al dormir solos”
Según Adolfo Gómez Papí – neonatólogo.

Artículo ofrecido por Ecox4D