Claves para elegir la habitación del bebé | LetsFamily
embarazo

Claves para elegir la habitación del bebé

Es uno de los preparativos más emocionantes del embarazo: organizar la habitación del bebé que viene en camino. Las necesidades de los niños pequeños cambian muy rápido, así que es importante tener en cuenta algunos aspectos antes de lanzarnos a decorar su cuarto.

Elige la habitación de la casa.

Conviene que sea tranquila, luminosa, fácil de ventilar y estar lo más cerca posible de la habitación de los padres.

Empieza por los muebles básicos.

Es fácil caer en la tentación de poner un cuarto con todos los detalles que creemos que le durará años, pero lo cierto es que la etapa de bebé pasa a toda velocidad. Cuando cumpla dos años tendrá otras necesidades, y con cuatro, y con siete… ¿Y qué es lo básico? Una cuna, un cambiador, un asiento cómodo para ti –para darle el pecho o estar con él- y espacio de almacenamiento para la ropa del bebé, sus juguetes y sus cosas. También necesitarás un punto de luz más tenue para la noche.

  • La cuna debe estar homologada. Conviene que su tamaño le permita dormir en ella al menos hasta los dos años. También hay modelos que se pueden convertir en camas, valora si crees que querrás mantener el mismo estilo de mobiliario cuando pase el tiempo.
  • Los cambiadores con bañera incorporada suelen utilizarse muy poco tiempo: llenar y vaciar la bañerita en la habitación es pesado y resulta casi imposible no salpicar la pared. Los que llevan cajones y permiten tener a mano rápidamente las toallitas, pañales etc. son muy cómodos.

Asegúrate de dejar espacio

Para moverte con libertad con tu bebé recién nacido sin tropezar; porque es posible que te regalen cosas que ni te imaginas y que querrás que estén en su habitación; porque cuando el bebé esté en casa descubrirás nuevas necesidades que pueden requerir algo de espacio y porque muy pronto tu bebé necesitará jugar en su gimnasio, hacer la croqueta, gatear, acceder a sus juguetes y sus libros…

Cuida los materiales

Con esto sucede como con los muebles: hay miles de posibilidades que se adaptan a todos los gustos y presupuestos imaginables. Pero presta atención a la pintura para las paredes (elígela ecológica, libre de componentes tóxicos), a los papeles lavables y los textiles de fibras naturales. Procura también, sea cual sea tu estilo, que todas las superficies y elementos sean fáciles de limpiar y busca tonalidades neutras, más relajantes, en los elementos estructurales (paredes y muebles). Si quieres dar un toque de colores vivos a la habitación siempre puedes decorarla con unos vinilos o reservar para este fin los textiles de la cuna, por ejemplo.

Seguridad ante todo

Evita colocar sobre la cuna o el cambiador elementos pesados, como cuadros, lámparas o estanterías. Elige elementos con bordes redondeados o coloca protectores en las esquinas, protege los enchufes, coloca sistemas antiapertura en los cajones más bajos y, si es necesario, vallas quitamiedos en la ventana. La cuna no debe estar pegada a la ventana (si es necesario, instala además vallas quitamiedos) y es importante asegurarse de que el suelo no es deslizante para evitar caídas y golpes.