Cómo afecta el cambio horario a los bebés

Comentar: (0)

Compartir:

Cómo afecta el cambio horario a los bebés

Al igual que nosotros, los bebés también pueden ver afectado su comportamiento unos días después del cambio horario, pues las horas de sol afectan a nuestros ritmos internos.

Cambio horario

Durante la madrugada del 27 al 28 de octubre se producirá el cambio horario que da entrada al invierno. Los relojes se retrasarán una hora, de manera que a las 5 de la madrugada serán las serán las 4. Esa noche ganamos una hora de sueño, sin embargo anochecerá antes. Ese cambio puede afectar a toda la familia, ya que tanto los adultos como los niños y bebés nos regulamos según las horas de luz.

 

Los ritmos circadianos

¿Has escuchado hablar de los ritmos circadianos? Se llama así a la alternancia que se produce en un día tanto a nivel físico como mental y conductual. La intensidad luz del día influye en nuestros ritmos circadianos, de manera que los niveles de serotonina descienden si no hay luz y aumenta la secreción de melatonina, que nos provoca somnolencia. Como el cambio de hora afecta al número de horas de luz que recibimos y además se produce de forma brusca, de un día para otro, es normal que durante unos días toda la familia pueda verse afectada.

 

Sobre todo los peques

Parece que las personas de la tercera edad y los pequeños de la casa son más susceptibles de notar los efectos del cambio horario. Los bebés pueden mostrar irritabilidad, llanto o problemas para conciliar el suelo durante unos días. Los expertos recomiendan ir adelantando la hora de las tomas diez minutos cada dos o tres días. Si el peques va a la guardería y nos tenemos que levantar a una hora fija, podemos hacer una adaptación gradual de la hora de ir a la cama.

 

Aprovechar la luz

Ya hemos hablado de la importancia de la luz como regulador de nuestros ritmos biológicos. Pero es que además, la exposición al sol mejora el estado de ánimo y nos ayuda a sintetizar la vitamina D, lo que provoca una mejora del sistema inmunológico. Si quieres fortalecer las defensas de tu bebé aprovecha las horas centrales del día para dar paseos y disfrutar del sol ahora que ya no es tan dañino como en verano. Esto ayudará a calmar la irritabilidad que produce en nuestro organismo el cambio horario.

 

Cuidado con las siestas

Uno de los enemigos más peligrosos del descanso nocturno son las siestas tardías. El cambio de hora puede hacer que, cuando el peque se despierte ya sea de noche, por lo que su reloj interno puede “volverse loco” y que demos al traste con unas buenas rutinas de sueño. A partir de cierta hora, mejor intentar mantenerlo despierto con actividades entretenidas pero tranquilas. Luego, una cena ligera, baño y su rutina de sueño y en menos de una semana estará adaptado al nuevo horario.   

 

 

Si te ha interesado este tema, lee el siguiente artículo:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 
1

Average: 1 (1 vote)

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados

Permitir cookies