Cómo aliviar el resfriado en los bebés » LetsFamily
embarazo
Cómo aliviar el resfriado en los bebés

Cómo aliviar el resfriado en los bebés

Existen más de 200 virus capaces de provocar resfriados. Si además tenemos en cuenta que los bebés aún no han desarrollado su sistema inmunológico, es de esperarse que se resfríen con mucha frecuencia. Esto ocurre especialmente en bebés que acuden a la guardería, o bien en aquellos que tienen hermanos mayores, ya que están expuestos a más virus. Si bien muy molesto, el resfriado común no suele ser grave y por lo general se resuelve por sí solo al cabo de una semana. ¿Cómo podemos tratarlo mientras dura?

Aliviar la congestión

Primero y principal, despeja sus fosas nasales con frecuencia, utilizando unas gotas de solución salina y una perilla de goma para aspirar las mucosidades. A los bebés les disgusta muchísimo tener la nariz congestionada. Vamos, a nosotros los adultos también. Ocurre que ellos no pueden respirar fácilmente por la boca –son incapaces de hacerlo antes de los tres meses, y les molesta mucho alimentarse y tomar leche aún cuando son mayores.

También puede servir humedecer el ambiente donde el bebé duerme –con un humidificador o con vapor–, así como elevar un poco la cabecera de la cuna del niño. No utilices almohadas, pues son peligrosas en menores de un año.

En caso de fiebre

Es normal que los resfriados puedan subirle la temperatura al bebé. Por ello, has de controlarla como mínimo cada 12 horas. Si aparece fiebre puedes tratar de bajarla por medios físicos (paños fríos en la frente, baños de agua tibia que progresivamente irás enfriando) o bien darle al bebé antipiréticos como el paracetamol o el ibuprofeno, siempre que el pediatra te dé su aval.

Algunos remedios naturales

En bebés menores de 4 meses, lo único que puedes hacer es amamantarlos con más frecuencia, para ayudarlos a mantenerse bien hidratados. Los mayores de 4 meses también pueden beber agua. En cuanto a los bebés mayores de 6 meses, puedes suministrarles zumo de frutas y caldo de pollo o de verduras sin sal. Algunos pediatras también permiten el té de manzanilla, famoso por sus propiedades descongestivas. Para aliviar la tos puedes emplear una cucharadita de miel siempre que tu bebé ya haya cumplido el año.

¿Cuándo es necesario acudir al médico?

Si la fiebre de tu bebé sube repentinamente, si padece de temperaturas superiores a 38 ºC desde hace tres días o más, o si la fiebre reaparece después de unos días en los que pareció aliviarse, es necesario que consultes al pediatra. De la misma manera, vigila de cerca los siguientes síntomas:

  • Tos seca, ruidos o dificultades para respirar.
  • Hinchazón de los ganglios.
  • Problemas para dormir que no se alivian sino que empeoran.
  • Tu bebé se tira o se toca mucho los oídos (puede ser señal de otitis).
  • Cambios en el comportamiento –aún sin fiebre, tu bebé se muestra apagado y sin energía.

No tengas miedo frente a la aparición de un resfriado, piensa que tu bebé sale fortalecido de cada uno de ellos.