Cómo ayudar a tu bebé a aceptar el biberón » LetsFamily
ayudar al bebé a aceptar el biberón

Cómo ayudar a tu bebé a aceptar el biberón

Quién lo alimenta

Lo ideal es que el biberón no se lo ofrezca mamá, sino papá u otra persona. Tu bebé asocia a su mamá con el pecho, y se sentirá engañado si intentas alimentarlo con biberón. Si vuelves a trabajar, disfruta hasta el último día de tu lactancia, y deja que sea la canguro o la cuidadora de niños de la guardería quien ofrezca esta nueva forma de beber leche.

Cuándo ofrecer el biberón

Hay quienes creen que, cuanto más hambriento esté el bebé, mejor aceptará el biberón, pero esto es un error. Un bebé con mucha hambre llorará, se angustiará y tendrá más dificultades para succionar de la tetina. Mejor ofrecerle el biberón a las dos horas de haber tomado pecho, con el niño bien despierto y contento.

La posición del bebé

Algunos bebés se sienten cómodos reclinados junto al pecho del cuidador, en una posición similar a la de amamantar. Otros, prefieren estar más sentaditos. Es cuestión de ir probando qué le sienta mejor a tu hijo. Otra manera de que coja el biberón es distraerlo, cantarle, pasearlo, etc. Y algunos, lo cogen únicamente de dormidos o adormilados.

Prueba y error

Si habéis hecho toda clase de intentos y el bebé sigue sin coger el biberón, probad con diferentes marcas de tetinas. O variad la temperatura de la leche (algunos la prefieren natural, otros más tibia). Entibiar la tetina bajo el agua caliente del grifo también puede funcionar.

Algunos bebés que no quieren saber nada con el biberón aceptan alimentarse de otra manera. El vasito evolutivo es una buena alternativa, porque la leche va fluyendo al ritmo que quiere el bebé. Con bebés más pequeños se puede alimentarlos con una cucharilla o jeringuilla. Y cuando el bebé tiene más de seis meses y comienza con la alimentación complementaria, se puede obviar la leche y ofrecerle una papilla o un yogur cuando la mamá está ausente.

Y si todo falla…

Acéptalo, hay algunos bebés que no quieren beber ni comer hasta que no regresa su mamá. Si este es tu caso, tu hijo no sufrirá desnutrición: simplemente, querrá compensar con más tomas de pecho el tiempo que pasas lejos de él. Te despertará más seguido por las noches y mamará durante más tiempo cada vez que lo pongas al pecho. Vamos, serán unos meses difíciles, pero también esto pasará.