Cómo coger bien la sillita para el coche del bebé sin que la espalda sufra » LetsFamily

Cómo coger bien la sillita para el coche del bebé sin que la espalda sufra

Sin embargo, ese peso es demasiado para nuestra espalda si el bebé va dentro de la sillita a no ser que cojamos la silla de determinada manera, de forma que se reparta el peso. Es lo que se planteó la doctora Emily Puente, que buscaba una manera de prevenir posibles lesiones en la espalda. Por eso grabó un vídeo en el que cuenta paso a paso cómo coger correctamente la silla del bebé para el coche si el niño va en ella. En este vídeo puedes ver la demostración que la propia doctora Emily Puente realiza frente a la cámara:

 

 

Paso a paso

Para poder coger la sillita donde descansa tranquilamente el bebé y meterla en el coche con él o ella dentro, la doctora Puente aconseja en primer lugar tener el asa levantada y poner la sillita del bebé de frente a nosotros, de forma que veamos al bebé cara a cara. Entonces solo tenemos que agacharnos, pasar el brazo que nos queda más cerca del capazo por debajo del asa hasta el codo y apoyar la mano de ese brazo justo debajo de la sillita, agarrándola por esa parte.

De esa forma ya podemos levantarnos sujetando al bebé de forma segura y sin que nuestra espalda sufra. Por el contrario, si lo cogemos suspendiendo la silla únicamente del brazo por el asa, la espalda sufrirá, y también pueden hacerlo el hombro y la cadera.

La mayoría de la población sufre dolores de espalda en algún momento, pero el porcentaje es mucho más alto en el caso de padres y madres con niños pequeños precisamente por coger de forma incorrecta a su bebé. Lo fundamental para evitar esas malas posturas que pueden pasarnos factura es que el peso se distribuya por todo el cuerpo y que doblemos las rodillas en lugar de la espalda, de forma que no sea esta la que soporta todo el peso cuando nos incorporemos. Además, cuanto más te pegues al bebé o, en este caso, a la sillita con el bebé dentro, al cuerpo, mejor.

Evitar dolores de espalda

Además de escoger la postura correcta, si tienes tendencia a sufrir dolores de espalda es bueno realizar algunos ejercicios de estiramiento si encuentras algo de tiempo para ello. Antes de acostarte, túmbate boca arriba, con las piernas flexionadas y las plantas de los pies apoyadas en el suelo. En esa posición, lleva una rodilla al pecho sin despegar la espalda del suelo y mantente así durante 15 o 20 segundos. Después, repite el mismo ejercicio con la otra pierna. Haz una serie de 10 repeticiones para empezar, y por último, lleva las dos rodillas al pecho y sujétalas durante unos segundos. De esa forma estirarás los músculos y reforzarás esa parte de tu cuerpo.