Cómo cortar las uñas a un bebé

Comentar: (0)

Compartir:

Cómo cortar las uñas a un bebé

Aunque en los adultos sea muy fácil, cortar uñas del bebé no es algo tan sencillo que pueda hacerse en un par de minutos sin prestar demasiada atención ni cuidado. Por ello, si eres mamá primeriza o nunca antes habías cortado las uñas a un bebé, queremos enseñarte de una forma sencilla cómo hacerlo.

La importancia de cortar las uñas a los bebés

Según la Asociación Española de Pediatría, no existe ningún impedimento para cortar las uñas a los bebés, aunque sí hay que hacerlo con mucho cuidado. La razón es porque a muchos bebés se les suelen romper con facilidad, con lo que se crean aristas que pueden producir pequeñas heridas en su cara cuando juegan con las manos, etc.

Por esa razón hay que cortarles las uñas desde que nacen, pero con muchísimo cuidado para no hacerles daño, sobre todo porque son finas, pequeñas y muy delicadas. Hay que hacerlo con calma porque se mueven de forma impredecible y puede resultar bastante difícil controlar sus movimientos.

Es necesario utilizar unas tijeras específicas para bebé. Deben tener las puntas redondeadas, lo que impedirá que podamos pincharle sin querer. Por otro lado, también se puede usar un corta uñas específico para niños pequeños. Si se quiere la máxima seguridad, se puede adquirir un corta uñas eléctrico que lo que hace es desgastar las uñas del bebé gracias a la vibración que produce este dispositivo.

A la hora de cortar las uñas al bebé se debe presionar un poco la yema de los dedos hacia abajo para tener más seguridad en el corte con la parte que sobresale. El corte debe seguir la línea natural de crecimiento de las uñas, pero para ello se necesita redondear los extremos, para que no se arañe con ellos.

Sobre cuál es el mejor momento para cortar las uñas al bebé, podemos decir que vale cualquier momento en el que el pequeño se encuentre tranquilo y relajado, como por ejemplo después de un baño, antes de dormir o incluso, si se hace con mucho cuidado, cuando se encuentre durmiendo.

Si se hace después del baño, se aprovechará que con el agua y la temperatura habrá ablandado las uñas, siendo más fácil el corte, produciéndole menos molestias, que eso es de lo que se trata.

Poco a poco se irá adquiriendo práctica, por ello es importante que se vaya con calma. Las primeras veces costará algo de trabajo, pero después ya será mucho más sencillo y se hará de una forma mucho más rápida.

Cuando se hayan cortado las uñas al bebé, hay que asegurarse de que no queda ninguna arista y si hace falta, dado que las uñas son pequeñas, hay que usar una lupa. No puede quedar ninguna y tienen que estar todas completamente limpias para que no se haga daño.

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados

Permitir cookies